Accidente en Brasil provoca 189 muertes

Entre las personas fallecidas se encuentran tres extranjeros, hay cinco desaparecidos y 11 heri el presidente de la aerolínea TAM informó que no hay registro de sobrevivientes.
El accidente es la peor tragedia aérea en la historia de Bra
SAO PAULO (AP) -

El choque de un avión de la aerolínea TAM en Sao Paulo dejó 189 muertos, todos los ocupantes de la aeronave y al menos tres personas en tierra, en el peor accidente aéreo de la historia de Brasil y que muchos consideran como una tragedia anunciada .

''Infelizmente, no hay registro de sobrevivientes'' en el avión, dijo el presidente de la TAM, Marco Antonio Bologna en una conferencia de prensa.

Afirmó que en la oficina de la compañía, con la que impactó el avión, trabajaban al momento del accidente entre 55 y 60 personas.

La cifra total de muertos podría aumentar. Bologna dijo que hay cinco desaparecidos y 11 empleados heridos

La confirmación hizo que el accidente ocurrido el martes se convirtiera en la peor tragedia aérea en la historia de Brasil, desde que en septiembre pasado en otro accidente murieron 154 ocupantes de un Boeing 737 de la aerolínea Gol, que cayó en un paraje amazónico.

Por meses, desde el accidente de Gol el congreso, las autoridades, sindicatos y aerolíneas han debatido el tema del tráfico aéreo, el aumento del volumen de pasajeros y las condiciones de las terminales y de la sobrecarga de trabajo de los controladores en las torres.

''Esto fue una tragedia anunciada, desde hace meses tenemos un apagón en el área de la aeronáutica y el gobierno literalmente no hizo nada y no hizo nada por simple ineficiencia, incompetencia administrativa'', dijo a la AP la comentarista política Lucy Hippolito.

Una de las razones apuntadas por los analistas para esa falta de eficiencia administrativa es que el gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva ha entregado los cargos en las agencias civiles de aviación a políticos y no a técnicos.

El Ministerio de Defensa dijo en un comunicado que el ''momento es de cautela'' y que era mejor ''evitar juicios precipitados que perjudiquen la realización de los trabajos'' de investigación a cargo de la fuerza aérea, que controla el tráfico aéreo de Brasil.

En una tensa conferencia de prensa conjunta al final de la jornada y en la primera declaración pública de todas agencias civiles y militares de aviación, coincidieron en que se manejaban diferentes hipótesis para la tragedia y evidenciaron sus diferencias al opinar sobre  si la pista era o no una de las posibles causas del accidente.

''Si la pista no estuviera en condiciones de operar... por supuesto que no seríamos irresponsables'' para liberarla a las operaciones, dijo Armando Schneider, superintendente de ingeniería de la Empresa Infraero, que opera los 60 terminales de Brasil. ''No existe posibilidad de derrapar en esa pista'', agregó.

El brigadier de la aviación Jorge Kersul, director del Centro de Investigación y prevención de Accidentes, indicó que ''puede haber sido la nave, puede haber sido la pista... falla mecánica como frenos'' o incluso que estallara un caucho del avión.

Kersul dijo además que el piloto de la nave tocó por primera vez la cabecera de la pista en el nivel correcto y que averiguaban porqué el avión hizo un giro a la izquierda al final. Parte de esos datos, dijo, están dentro de la caja negra, que el lunes ya deben estar en Estados Unidos para análisis en la agencia de seguridad de transporte aéreo.

Bologna de TAM había dicho anteriormente que habrá ''que aguardar el resultado de las investigaciones para saber las causas que llevaron a esta tragedia''. Pero advirtió que ''somos una empresa segura''.

''Nadie se preocupa con las vidas, sólo con la política y el dinero'', dijo Sonia Miranda Vieira, tía de la funcionaria de TAM Michelle Dias Miranda, de 24 años, muerta en el edificio de la aerolínea. ''Creo que faltan medidas más humanas. Nadie se está preocupando con las vidas'', afirmó.

El avión de TAM salió de la pista del aeropuerto, se adentró en una congestionada avenida y chocó contra el edificio y una estación de gasolina. La temperatura llegó a los 1,000 grados dentro del avión.

Por lo menos tres extranjeros murieron en el accidente. La embajada de Argentina informó sobre Alejandro Camozzi, de 31 años, quien vivía en Sao Paulo. Mientras que el vicecónsul peruano César Seminario confirmó a medios en Lima que también murió su compatriota Ricardo Tazoe Suguiyama, de 36 años.

El consulado de Austria también indicó que un ciudadano austriaco estaba entre las víctimas.

Bologna aseguró que el Airbus 320, en la flota de TAM desde diciembre, estaba en ''perfecta condiciones'' y tuvo su última revisión técnica el 3 junio. Señaló que el piloto y el copiloto tenían entre 13,000 y 14,000 horas de vuelo.

Dijo que todos los papeles de la empresa y del vuelo estaban en regla para garantizar el pago de indemnizaciones a los parientes de las víctimas.

Agregó que la caja negra de la nave ya está en poder de las autoridades de la fuerza aérea y no tuvo acceso a datos como las últimas conversaciones de la tripulación con la torre o velocidad a la que se desplazaba la nave.

La oficina de prensa del palacio de gobierno dijo que Lula, quien en la jornada se sometió a una pequeña operación para retirar un orzuelo de su párpado derecho, era informado de todos los detalles de la situación.

El Papa Benedicto XVI, quien visitó Brasil en mayo, envió un mensaje de condolencias y expresó ''todo su pesar a los familiares'' por ''las centenas de víctimas causadas por el desastre aéreo''.

Ahora ve
No te pierdas