Tragedia anunciada en Brasil: analistas

Desde hace 10 meses Brasil vive una crisis en la aviación civil sin que el gobierno la resuelva según analistas, el accidente del avión de la TAM es producto de la 'incompetencia' de Lula.
Analistas afirman que el accidente de avión de la TAM fue un

El accidente del avión de la TAM fue una ''tragedia anunciada'' porque Brasil vive desde hace 10 meses una crisis en la aviación civil sin que el gobierno logre resolverla, dijeron analistas el miércoles.

El ministro de Justicia, Tarso Genro, rechazó este miércoles culpabilidad del gobierno. ''Nosotros no podemos hacer esa discusión (de que el gobierno es el responsable) en este momento, particularmente porque eso significaría un embate político, sería un irrespeto a las personas'' víctimas y parientes del accidente, dijo Genro en una entrevista con la cadena radial CBN.

Sin embargo, para analistas políticos consultados telefónicamente por la AP, el accidente de TAM el martes en el aeropuerto de Sao Paulo no deja dudas que la crisis aérea es producto de la ''incompetencia'' gerencial del gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

TAM dijo que en la nave viajaban 186 personas, mientras las autoridades civiles de Sao Paulo señalaron que eran ''cero'' y ''nulas'' las posibilidades de sobrevivientes. En tierra habrían muerto al menos otras 15 personas.

Entre las víctimas del accidente está el diputado federal Julio Redecker, de 51 años, jefe de la bancada en la Cámara de Diputados del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), quien había exigido duramente al gobierno una solución a la crisis aérea.

''Esto fue una tragedia anunciada, desde hace meses tenemos un apagón en el área de la aeronáutica y el gobierno literalmente no hizo nada... por simple ineficiencia, incompetencia administrativa'', dijo la comentarista política Lucy Hippolito.

Recordó que desde hace años Brasil tiene un problema en el sector de transportes porque carece de un servicio de ferrocarril y marítimo para pasajeros y a la vez se hizo barato volar en avión por la competencia de las aerolíneas, sin que hubiera un plan para atender esa demanda.

Para Carlos Lopes, de la firma de consultores políticos SantaFe Ideias, ''sí, es verdad que en todas partes ocurren accidentes, (pero) este es el segundo en 10 meses. Tiene que haber un basta a la inseguridad aérea porque eso es malo para el país porque muestra fragilidad, falta de capacidad administrativa'', aseguró.

Una de las razones apuntadas por los analistas para esa falta de eficiencia administrativa es que el gobierno ha entregado los cargos en las agencias civiles de aviación a políticos y no a técnicos, simplemente porque necesita cumplir compromisos adquiridos con sus aliados en los partidos, a cambio de apoyo o en el congreso o en elecciones, una tradición en la política brasileña.

''Ese accidente es la sumatoria de la corrupción y la ineficiencia administrativa. Estoy indignado'', dijo Denis Rosenfield, profesor de ética política en la Universidad Federal de Río Grande do Sul, en la sureña ciudad de Porto Alegre.

Brasil vivió su peor accidente aéreo en septiembre del 2006, cuando cayó un Boeing 737 de la aerolínea Gol y murieron sus 154 ocupantes en una región amazónica. Poco después los controladores aéreos comenzaron a hacer protestas, retrasando las autorizaciones de despegues y aterrizajes, para reclamar por sus bajos salarios y exceso de trabajo.

 

Por meses y de forma intermitente los 60 grandes aeropuertos del país vivieron días de millares de pasajeros varados tanto o por protestas de los controladores hasta por fallas en equipos mecánicos en las torres o en los aeropuertos.

Lula, en varios discursos desde septiembre pasado, dijo que había dado órdenes a la aeronáutica para resolver de una vez por todas los problemas del tráfico civil aéreo.

Pero los brotes de largas filas, retrasos y cancelamientos se seguían repitiendo.

El martes la tragedia volvió a golpear a la aviación civil cuando el avión Airbus 320 de la aerolínea TAM procedente de Porto Alegre aterrizó en el aeropuerto de Congonhas en Sao Paulo y no logró detenerse al final de la pista, atravesando una congestionada avenida y chocando con un edificio y estación de gasolina.

Ahora ve
No te pierdas