Brasil busca explicación de la tragedia

Órganos oficiales advirtieron que llevará meses determinar las causas del accidente aéreo; expertos consideran que la pista principal del aeropuerto de Congonhas es insegura cuando lluev

Un Brasil conmocionado busca explicaciones al desastre aéreo que mató a casi 200 personas en Sao Paulo, mientras los bomberos siguen recuperando cadáveres entre los escombros del edificio contra el que chocó el Airbus 320 de la aerolínea TAM.

La resbaladiza pista principal del aeropuerto de Congonhas, donde el martes ocurrió el mayor siniestro aéreo de la historia de América Latina, es vista por expertos como insegura en días de lluvia, y autoridades reconocieron que estaba pendiente el ranurado para mejorar su drenaje y adherencia.

Sin embargo, órganos oficiales advirtieron que tomará meses determinar las causas del accidente, que dieron fuerza a las críticas contra el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y su gobierno por su gestión del sistema aerocomercial del país, sumido en el caos desde hace meses.

El avión accidentado, con vuelo 3054 entre la sureña Porto Alegre y Congonhas, no consiguió frenar al llegar a la aeroestación de mayor movimiento de Brasil y en una fatal carrera cruzó una transitada avenida, chocó una gasolinera y se estrelló contra un edificio que redujo a escombros.

El aparato tenía 186 personas a bordo y todas murieron. En el edificio contra el que el avión colisionó, donde los bomberos trabajan con riesgo de derrumbe, empleados de la aerolínea TAM cumplían sus tareas. Allí, al menos cinco perecieron y otros 11 permanecen desaparecidos.

Los bomberos llevan retirados unos 180 cuerpos. "Podría haber unos 20 más" entre las ruinas, dijo un rescatista citado por la agencia local Folha.

La Fiscalía del Estado, en tanto, pidió a la Justicia el cierre inmediato de Congonhas, ubicado en una zona densamente poblada de la mayor ciudad sudamericana, informó la oficina de prensa del organismo.

El pedido fue firmado por dos procuradores que en enero habían solicitado el cierre de la terminal por las malas condiciones de su pista.

La solicitud incluye la realización de una investigación independiente y externa a los organismos oficiales.

El accidente renovó las críticas al Gobierno del presidente Lula da Silva por su gestión del sector aéreo del país, que entró en caos en septiembre pasado cuando dos aviones chocaron en el aire, en un accidente en el que perdieron la vida 154 personas.

Lula no ha hablado públicamente desde la tragedia y legisladores opositores han pedido la renuncia del ministro de Defensa, Waldir Pires, y el titular de Infraero, la empresa estatal que opera los aeropuertos, y del regulador del sistema.

Expertos dijeron que el accidente del martes fue consecuencia de la inacción del gobierno ante la crisis que el sector, que se verifica en constantes atrasos y cancelaciones de vuelos, huelgas de controladores y derrapes de aviones, mientras las empresas imponen altas tarifas en un mercado dominado por dos aerolíneas.

En Congonhas, un día antes del fatal accidente de TAM, se derrapó una aeronave de pequeño porte de la aerolínea regional Pantanal.

Ahora ve
No te pierdas