Tras el avionazo, Lula pide paciencia

El mandatario brasileño pidió "ser prudentes" y no adelantar datos que entorpezcan la investiga mientras tanto, las cajas negras del avión siniestrado son analizadas en Washington.
Los parientes de las víctimas realizaron una protesta en el
SAO PAULO (AP) -

Los aeropuertos de Brasil seguían congestionados este lunes cuando el presidente Luiz Inacio Lula da Silva pidió paciencia para esperar el resultado de la investigación de la tragedia aérea que causó casi 200 muertos.

Desde la medianoche hasta las 10:00 horas (1300GMT) de los 644 vuelos programados, 209 sufrieron retrasos de más de una hora y 52 vuelos fueron cancelados, dijo la empresa estatal de aeropuertos Infraero.

Las demoras y cancelamientos se arrastran desde el fin de semana debido a una falla eléctrica la madrugada del sábado en los centros de radar y comunicación en Manaus, uno de los cuatro centros de control aéreo de Brasil.

El comandante de la Aeronáutica, Junito Saito, quien viajó el fin de semana a Manaus, informó a Lula en Brasilia que el problema fue subsanado y que se debió a un error de un empleado del mantenimiento eléctrico, según el palacio de gobierno.

El total de muertos del accidente del 17 de julio se elevó de 191 a 198 después que TAM divulgó una lista actualizada con los nombres de las víctimas en tierra. Aparte de los 187 ocupantes del avión, al menos otras 11 personas murieron en tierra cuando el Airbus 320 de la aerolínea no consiguió detenerse en la pista del aeropuerto de Congonhas y siguió fuera de la terminal para estrellarse con un edificio y una gasolinera.

En su programa radial de cada lunes, Lula afirmó que era prematuro e irresponsable hacer un juicio sobre quién era el responsable por el accidente.

''Todo juzgamiento es prematuro, diría casi irresponsable. En un momento como este, en que hay una tragedia, la mejor cosa que podemos tener es prudencia para investigar correctamente, en cambio de hacer especulaciones'', dijo Lula en su programa Café con el Presidente.

''Esperemos con prudencia la investigación para decir lo que sucedió... si el problema fue de la lluvia, si el problema fue de la pista, del avión, si el problema era del piloto. Todo eso, pido a Dios que podamos obtener el resultado de la caja negra del avión para que podamos informar a la opinión pública'', agregó.

Sin embargo, Lula admitió que para los parientes y amigos de las víctimas ''no da para pedir paciencia y comprensión. Apenas para pedir fuerza porque las personas tienen derecho de estar indignadas, tienen derecho de querer saber lo que sucedió. Y esa es la obligación del gobierno, hacer una investigación sería para que no acusemos ni exculpemos a nadie antes de tener una investigación correcta''. Lula no se refirió a la falla del fin de semana en Manaus.

Las cajas negras del Airbus, con las grabaciones de la cabina y los datos de vuelo, son analizadas en la agencia nacional de seguridad en transporte en Washington, dijo el vocero Keith Holloway. Conocer el contenido de ambas cajas podría demorar hasta una semana y el informe será presentado por el gobierno brasileño, indicó el vocero.

Para los brasileños la peor tragedia aérea del país, la segunda en 10 meses, marca la hora de poner punto final a la crisis, que estalló después que en septiembre un avión Boeing 737 de la aerolínea Gol cayó en una región amazónica y murieron sus 154 ocupantes.

Juan Pedro Medeiros y Leticia Volasco, sin parientes en la tragedia del martes, llevaron al lugar del accidente una pancarta en la que se leía ''Basta''.

''Es hora de decir que ya tuvimos suficiente de esto'', dijo Volasco, una abogada de 38 años. ''Estamos cansados de la impunidad, queremos saber quién causó esto y porqué y que sean castigados'', agregó Volasco.

Un grafiti en una de las paredes cercanas a la pista de Congonhas afirma que ''Brasil está de duelo, Cierre de Congonhas'' y pancartas colgadas en una autopista piden ''Justicia para el Crimen del Vuelo 3054''.

Ahora ve
No te pierdas