Día de la Rebeldía en Cuba sin Fidel

Aunque los cubanos vitorearon a su líder, la mayoría ignora el futuro político de Fidel; hace un año que Castro se mantiene ausente de la vida política de Cuba por su enfermedad.

Cuba comenzó a celebrar el jueves la fecha más importante del calendario revolucionario sin su protagonista, Fidel Castro, que cumple un año enfermo y alejado del poder.

Fue hace exactamente hace 12 meses que el Comandante pronunció su último discurso antes de caer enfermo y transferir el poder a su hermano Raúl.

Raúl ocupó el jueves su lugar en un mítin para conmemorar en la ciudad de Camaguey el 54 aniversario del asalto al Cuartel de Moncada, la primera acción armada en la carrera revolucionaria de Castro.

Más de 100,000 personas lo vitorearon sacudiendo pequeñas banderas cubanas de papel en la Plaza de la Revolución de esta ciudad ganadera a 535 kilómetros al sudeste de La Habana.

"¡Vivan Fidel y Raúl! Socialismo o Muerte!", gritaron.

Pero, la mayoría ignoran el futuro político de su líder, que tras un año de ausencia por una enfermedad no revelada mantiene el suspenso sobre su retorno al poder que ocupó desde el triunfo de su revolución en 1959.

Hace un año que los cubanos sólo lo ven en fotografías y videos divulgados esporádicamente por la prensa estatal. Castro cumplirá 81 años en agosto.

Durante los últimos meses asomó políticamente escribiendo desde un lugar no informado donde se recupera editoriales sobre política internacional y, ocasionalmente, temas domésticos.

Contra los pronósticos de su "archienemigo" Estados Unidos, el socialismo cubano sobrevivió su primer año de ausencia en manos de Raúl, un general con fama de pragmático que lo acompaña desde hace más de medio siglo todas las batallas.

"Este pueblo y este país sabrán ser consecuentes con su gloriosa historia", decía un enorme cartel con la fotografía de Castro colocado junto a la tribuna del mítin en Camaguey.

El Día de la Rebeldía celebrado el jueves es la fiesta nacional en Cuba.

Evoca el asalto casi suicida al Cuartel de Moncada, en Santiago de Cuba, liderado por Castro el 26 de julio de 1953 con la esperanza de provocar una insurrección contra el dictador Fulgencio Batista.

La operación fue un sangriento fracaso que costó la vida a la mayoría de sus compañeros, pero sentó las bases del movimiento guerrillero que lo llevó al poder en 1959.

Ahora ve
No te pierdas