Cocaína da mayores ganancias en Europa

Un euro más fuerte atrae a los narcotraficantes que la venden al doble que en Estados Unidos; Un kilogramo de la sustancia alcanza los 77,000 dólares.
Los adictos pagan hasta 60 dólares por unas líneas. (Especia
AMSTERDAM (CNN) -

Sábado por la noche y los busca emociones de todo el mundo aglomeran las calles del barrio rojo de Amsterdam listos para darse un atracón de sexo, drogas y alcohol.

"Oiga, señor, ¿quiere un poco de cocaína?" masculla un hombre desde una oscura esquina, mientras una prostituta rubia se quita el corpiño en una vidriera, para atraer clientes a su habitación.

No es accidental que el traficante haya estado ofreciendo cocaína antes de pasar a otras drogas. El uso de la cocaína en Europa casi se ha triplicado en la última década, mientras que el consumo en Estados Unidos se ha estabilizado, según cifras de la ONU publicadas en junio.

"En los medio existe un cierto 'glamour' acerca de la cocaína, que se ha vuelto muy atractivo para todos los sectores de la sociedad europea", dijo Peter Thomas, un portavoz del Centro Europeo para el Monitoreo de las Drogas y la Drogadicción en Lisboa.

La policía portuguesa dice que un euro más fuerte está atrayendo a los traficantes de cocaína a ciudades como Amsterdam, Londres y Madrid donde los juerguistas pueden fácilmente pagar hasta 60 euros (82.78 dólares) para obtener unas pocas líneas del polvo blanco.

Centro africano

A nivel mayorista, la droga en Europa alcanza los 77,000 dólares por kilo, casi el doble de lo que se vende en Estados Unidos, según el organismo antidroga DEA del país norteamericano.

"Los traficantes concentran su negocio en las ciudades con dinero", dijo a Reuters José Braz, director del Departamento de Narcóticos en Portugal, que para la cocaína se ha convertido en un significativo punto de entrada a Europa.

"Había mucha euforia con las drogas del amor como el éxtasis hace 10 años, pero eso está desapareciendo ahora", dijo un empleado de Magic Mushroom Smartshop cerca de la plaza Rembrandtplein, la zona de clubes nocturnos de Amsterdam, quien sólo se identificó como AR.

"La coca es oro y levanta el ego y permite que las personas se olviden de sus inseguridades. Supongo que el mundo está volviéndose un lugar más frío estos días", agregó.

Puede que la demanda de cocaína en Europa esté creciendo pero la verdadera prueba para los carteles latinoamericanos es irrumpir en las sofisticadas fronteras externas y aeropuertos del viejo continente.

La solución normalmente viene en forma de sobornos

Según Naciones Unidas, los carteles cuentan con cada vez más funcionarios corruptos de pobres naciones del oeste africano como Guinea Bissau, una pequeña ex colonia portuguesa, para almacenar la cocaína antes de que sea contrabandeada a los mercados europeos en auge.

"Estos criminales son empresarios. Ellos ven una posible oportunidad y saltan de inmediato", dijo Braz, quien trabajó junto a la policía de Bissau recientemente para ayudar a combatir el contrabando de cocaína.

En abril, la policía de Guinea Bissau fue elogiada por Naciones Unidas por incautar más de 600 kilos de cocaína, por un valor superior a los 30 millones de euros.

Pero luego se descubrió que los traficantes de todos modos se las habían arreglado para escapar con unas dos toneladas y media de la droga.

"Es lamentable que se no se haya interceptado el resto del envío, pero apenas sorprendente, ya que la policía estaba deplorablemente mal equipada y a menudo no tiene suficiente gasolina para operar sus vehículos", dijo Antonio Costa, director ejecutivo de la Oficina de Drogas y Delitos de la ONU.

En un comunicado dirigido a las autoridades de Bissau, Costa las instó a que aseguraran que la cocaína incautada no "desaparecería", como en redadas previas.

La cocaína que elude a las autoridades es normalmente dividida entre cientos de contrabandistas dispuestos a exponerse a elevadas sentencias en prisión para entrar a Europa, a través de países como Portugal y España.

El año pasado, la policía de ambos países, que tienen fuertes lazos geográficos y culturales con Africa e históricos con América Latina, incautaron en conjunto 70 toneladas de cocaína, aproximadamente la misma cantidad confiscada en toda Europa en el 2004.

"Ahora somos un punto de entrada clave en Europa", dijo Braz.

Mulas

Pero las decomisaciones récord en el 2006 y el 2007 en Europa han dado lugar a que los carteles recurrieran a personas dispuestas a volar a esa región con cocaína escondida en bolsos o dentro de sus cuerpos a cambio de hasta 5,000 euros, una suma pequeña considerando los riesgos que implica.

"Lo que hemos encontrado es que las mulas han estado siendo usadas cada vez más para contrabandear la droga a través de los aeropuertos", dijo Peter Thomas del Centro Europeo para el Monitoreo de las Drogas y la Drogadicción.

La semana pasada, dos adolescentes británicas fueron arrestadas en el aeropuerto de Accra, en Ghana, cargando presuntamente 300,000 libras, unos 609,500 dólares, en cocaína en bolsas para computadoras portátiles.

Pero a diferencia de la película "María Llena Eres de Gracia", que retrata a una adolescente como una mula que transporta drogas, la mayoría son hombres jóvenes como Jackson, un arquitecto venezolano de 27 años, quien fue detenido en Lisboa tratando de ingresar narcóticos a Europa.

Atrapado en un espiral descendente de deudas y con una familia que mantener, Jackson tomó un vuelo de Caracas a Amsterdam vía Lisboa en junio del año pasado con un kilo de cocaína dentro de su estómago y dos kilos más vendados alrededor de su cuerpo.

"El acuerdo era entregar 3 kilos de cocaína en Amsterdam, pero no pude tragarme todas las cápsulas y tuve miedo de morir. Así que escondí parte de la droga en mi cuerpo", dijo Jackson a un juez de Lisboa, en su primera audiencia después de ser arrestado.

Ahora se enfrenta a cinco años en prisión como mínimo y teme represalias contra su familia en Venezuela del cartel de narcotráfico que los contrató para realizar el trabajo. Pero tiene suerte de estar con vida.

Para los europeos, como el grupo de hombres que esperan para entrar al baño de un popular club de Amsterdam para aspirar otra línea, la fiesta continúa. O eso es lo que esperan.

"Puede que ellos se olviden de sus problemas cuando están bajo los efectos de la cocaína, pero la realidad al final se asentará. Sólo espero que la mayoría pueda lidiar con ello", dijo AR.

Ahora ve
No te pierdas