Brown mantendrá distancia con Bush

El primer ministro británico preservará la relación con ese país, pero alejado en algunos temas Irak, Irán, Darfur, cambio climático y ronda de Doha serán los principales temas que abordarán.
El portavoz de Gordon Brown desmintió que el primer ministro
CAMP DAVID, Estados Unidos (CNN) -

El primer ministro británico, Gordon Brown, bordeará el lunes una delgada línea durante su entrevista con el presidente George W. Bush, manteniendo alguna distancia en asuntos como Irak pero preservando la "relación especial" con Estados Unidos.

Durante su reunión de dos días en el centro de vacaciones de Camp David, en las montañas Catoctin (estado de Maryland), Brown parece dispuesto a buscar apoyo a una serie de medidas para tratar de poner fin al conflicto en la región sudanesa de Darfur.

La guerra de Irak, las preocupaciones por el programa nuclear iraní, el cambio climático y los esfuerzos para revivir la ronda de Doha de negociación sobre el comercio mundial también estarán en la agenda.

La reunión de Camp David es la primera entre el nuevo primer ministro británico y Bush desde que Brown sucediera a Tony Blair el mes pasado.

Es poco probable que Brown, reservado y un tanto formal, establezca el mismo tipo de vínculo estrecho que unió a su predecesor con Bush. Tras su primera reunión, todavía se recuerda que Bush remarcó que Blair y él usaban la misma marca de pasta de dientes.

Brown estará deseando evitar cualquier asociación con la etiqueta de "perrito faldero de Estados Unidos" que los medios británicos dieron a Blair, que permaneció junto a Bush tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 y durante la invasión de Irak en 2003.

La cercanía de Blair con Bush encolerizó a la opinión pública británica y contribuyó a su decisión de dimitir antes de que concluyera su mandato.

Aún así, los funcionarios británicos y estadounidenses tratan de restar importancia a la noción de un enfriamiento de los lazos entre ambos países.

A su llegada a Camp David el domingo por la noche, Brown dijo a Bush que estaba contento de estar allí dada la historia asociada al lugar.

Ambos cenaron juntos y el lunes celebrarán más reuniones, seguidas de una rueda de prensa y un almuerzo compuesto por hamburguesas con queso, patatas fritas y budín de bananas.

El domingo resurgió la especulación de que Brown podría querer poner fin a la presencia británica en Irak, ya que el diario Sunday Times publicó que el principal asesor de política exterior de Brown había sondeado a expertos en política exterior estadounidenses sobre la posibilidad de una retirada británica temprana.

El portavoz de Brown dijo que el primer ministro no presentará un plan de retirada de las tropas y que la posición del gobierno no había cambiado.

Brown se reunirá con líderes parlamentarios demócratas y republicanos el lunes por la tarde en Washington, dijo su portavoz. Y el martes se entrevistará con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon en Nueva York.

Ahora ve
No te pierdas