Burócrata en Italia, contra homosexuales

El alcalde de Treviso reclamó una “limpieza étnica” con base en las preferencias sexuales; aún no hay una investigación oficial contra las declaraciones del funcionario.
ROMA (CNN) -

Cientos de italianos protestaron el sábado en la norteña ciudad de Treviso después que el vicealcalde reclamó una "limpieza étnica" de homosexuales en la zona.

Los manifestantes se reunieron fuera de la alcaldía para demandar la renuncia de Giancarlo Gentilini. Algunos de ellos llevaban triángulos rosas como los que tenían que usar los homosexuales en los campos de concentración nazi.

Fiscales también estaban considerando si los comentarios del funcionario podían provocar un pedido de investigación penal, dijeron el sábado los medios italianos.

"La protesta de hoy, a la que se unieron cientos de personas, no será la última. Será la primera en una larga serie", dijo Aurelio Mancuso, presidente del grupo de derechos homosexuales Arcigay.

Miembro del partido Liga del Norte de extrema derecha, Gentilini dijo que estaba tan enojado con que los homosexuales tuvieran sexo en un estacionamiento de autos, que iba a ordenar a la policía llevar a cabo una "limpieza étnica".

"Inmediatamente voy a dar órdenes a mis fuerzas para que realicen una limpieza étnica de maricones", dijo Gentilini al canal de televisión local, en comentarios luego publicados en el sitio de internet YouTube.

"Los maricones deben ir a otras (ciudades) donde sean bienvenidos. Aquí en Treviso no hay posibilidad para maricones o cosas por el estilo", destacó.

Sus comentarios fueron condenados desde muchos sectores. Incluso algunos miembros de su propio partido se alinearon con ministros enojados del gobierno de centroizquierda del primer ministro, Romano Prodi.

Algunos legisladores acusaron a Gentilini de incumplir la ley italiana al incitar el odio, la violencia y la discriminación contra los homosexuales.

"El término 'limpieza étnica' evoca capítulos trágicos de la historia que han traído muerte y sufrimiento a millones de personas", dijo la ministra de Familia Rosy Bindi, según la citó la agencia de noticias italiana ANSA.

"Nadie, y especialmente alguien con una responsabilidad pública, tiene permiso para usar semejante lenguaje", remarcó.

Los fiscales obtuvieron una copia grabada de los comentarios de Gentilini el viernes para ver si iban en contra de la ley, pero no se inició una investigación penal, informó la prensa italiana.

Ahora ve
No te pierdas