Ejército abre más espacio a mujeres

Por primera vez en 30 años una mujer podrá alcanzar el rango de general de división, el más alt hasta 2006 las mujeres sólo podían ser enfermeras o doctoras dentro de las fuerzas militares.
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

Considerada una de las instituciones más renuentes a realizar cambios, el ejército mexicano acaba de dar el paso más significativo en los últimos 30 años al abrir la puerta para que por primera vez una mujer pueda alcanzar el rango de general de división, el más alto en las fuerzas armadas del país.

A partir de una directriz del presidente Felipe Calderón para garantizar la igualdad de oportunidades de géneros, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) amplió las opciones educativas para las mujeres y a partir del 2007 podrán estudiar ya no sólo para enfermeras o doctoras, sino ahora incluso para pilotos aviadores e ingenieros constructores.

Con el cambio, las mujeres tendrán la posibilidad de estudiar en 17 de los 39 planteles educativos militares, incluido el Heroico Colegio Militar, una de las escuelas más representativas y considerada la ''cuna'' de los militares mexicanos de carrera que durante toda su existencia había estado cerrada a cadetes mujeres.

Hasta el 2006, las mujeres sólo podían ingresar a siete planteles educativos militares.

''Es una muestra del Ejército y de la Fuerza Aérea de, primero, cumplir las directivas... (pero también) creemos nosotros que esto permitirá que la opinión pública tenga la idea de que en el ejército tanto triunfa el hombre como lo hace la mujer, en igualdad de circunstancias'', dijo a The Associated Press el coronel de infantería Agustín Radilla, jefe de la Sección Sexta del Estado Mayor de la Sedena y responsable de educación y doctrina militar.

La ampliación, sin embargo, es aún limitada: salvo por la posibilidad de ser ingenieros constructores o pilotos aviadores, las mujeres no podrán estudiar ninguna otra ''arma'' (como artillería, caballería e infantería), lo que para algunos analistas es un reflejo de que el ejército mexicano hace cambios ''lentos'' e incluso retrasados.

El coronel Radilla aseguró que ''posteriormente se va a evaluar la posibilidad de que puedan ingresar a (todas) las armas''.

Pero a pesar de las limitaciones, el cambio despertó de inmediato el interés femenino.

El alto oficial informó que 3,326 mujeres solicitaron su admisión para el ciclo escolar 2007-2008, un incremento del 61% respecto a las 2,104 aspirantes en 2006.

Los hombres continúan siendo la mayoría de quienes buscan ingresar a las escuelas militares con más de 13,500 solicitudes en 2007.

''En el caso de las mujeres que van a cursar la carrera de ingenieros constructores en la Escuela Militar de Ingenieros y la formación de pilotos aviadores, tienen la apertura de llegar a general de División dentro de las armas del ejército'', explicó.

Hasta ahora sólo pueden llegar a ser generales de brigada, un rango anterior al de División.

El funcionario militar refirió que si bien la modificación al sistema educativo interno fue a partir de la directriz presidencial, durante varios años habían recibido manifestaciones vía internet, por correo o en los centros de admisión para que se les diera la oportunidad de estudiar en escuelas tradicionalmente para varones.

 

El acceso de las mujeres a las fuerzas armadas mexicanas se remonta a 1938, cuando se crea la Escuela Militar de Enfermeras.

No se dio una nueva ampliación, sino hasta 1973 cuando se les permitió el ingreso a la Escuela Médico Militar, la cual fue creada en 1917. En 1976 se crea la Escuela Militar de Odontología y de inmediato se abre para estudiantes femeninos.

El coronel Radilla señala que tradicionalmente el nivel de eficiencia terminal es mayor en las mujeres. Para ejemplificar refirió que en los últimos tres años de las 66 mujeres que en promedio ingresaron a la Escuela Militar de Enfermería se graduaron 48 y de las 48 de la Escuela Médico Militar se graduaron 40.

Las fuerzas armadas están integradas en su mayoría por hombres: De los poco más de 191,000 miembros del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos, sólo 6,309 son mujeres.

El funcionario refirió que la meta prevista hacia el 2012 es que el número de mujeres en el Ejército y la Fuerza Aérea se incremente a 8,920.

''En el ejército ya dimos un paso más'', dijo.

Añadió que con esta ampliación de las opciones educativas, las fuerzas armadas envían a las mujeres el mensaje de que ahora tienen ''la oportunidad para que ellas puedan concursar en igualdad de circunstancias'' y desarrollarse en ''un panorama abierto''.

El ejército ''está cambiando, pero muy despacio'', comentó a la AP Roderic Ai Camp, experto en cuestiones militares mexicanas y profesor del instituto Claremont-McKenna College, de California.

Consideró que una razón para que la Sedena aceptara ese cambio podría ser que ''se ha vuelto más difícil mantener a los hombres en el ejército''.

Para Javier Ibarrola, especialista mexicano en fuerzas armadas, la decisión a ampliar el campo castrense al género femenino ''es un buen intento, aunque no tanto un cambio dramático, por darle a la mujer más responsabilidad''.

Añadió que otra razón podría ser la disminución de la matrícula escolar en planteles educativos. Estadísticas oficiales señalan que el número de egresados de planteles militares y navales bajó de 10,984 en 2005 a 8,738 en 2006.

El coronel Radilla dijo, sin embargo, que el número de ingreso y egreso en los planteles depende de las vacantes y necesidades existentes.

Ahora ve
No te pierdas