Fidel Castro cumple 81 años

El líder celebra su cumpleaños este lunes y supervisa la sucesión a distancia; su hermano Raúl enfrenta mejorar la economía cubana y muchos lo ven como un factor de estabilid
Fidel Castro no ha reaparecido en público desde el 26 de jul  (Foto: )
LA HABANA (CNN) -

El convaleciente líder cubano Fidel Castro cumplirá el lunes 81 años apartado del poder y supervisando el inicio de la "era post Castro" desde su habitación.

Un año después de enfermar y transferir el mando a su hermano Raúl, su regreso no tiene fecha y su futuro político continúa en suspenso.

Su influencia, sin embargo, sigue siendo enorme y, aunque no aparece en público desde hace más año, muchos en Cuba lo ven como un factor de estabilidad.

"A veces los extranjeros no comprenden la importancia del Comandante. Cuba es un campamento militar de 11 millones de habitantes y Fidel es el jefe", dijo en La Habana Rafael, un ingeniero de 35 años.

El guerrillero que derrocó en 1959 al dictador Fulgencio Batista y gobernó Cuba durante los siguientes 47 años desafiando a Estados Unidos, encontró un nuevo papel como editorialista de Granma, el periódico del gobernante Partido Comunista.

Desde allí reflexiona sobre los problemas de la humanidad y orienta el rumbo del país gobernado por Raúl.

"Me acosan con preguntas sobre el momento en que volveré a ocupar lo que algunos llaman el poder", escribió el 31 de julio, un año después de su último discurso.

"Raúl se ha encargado de responder que cada decisión importante a medida que me iba recuperando era consultada conmigo. ¿Qué haré? Luchar sin descanso como lo hice toda la vida", añadió.

La ausencia de Castro no derrumbó el sistema, como había anticipado su enemigo Estados Unidos.

Pero, algunos creen que el líder histórico pesa hoy menos en la ecuación del poder en Cuba.

"Cuando Fidel dice algo, todos miran a Raúl. El es quien tiene hoy la última palabra", dijo un diplomático extranjero.

Raúl, un hombre pragmático, elevó en julio las expectativas. Dijo que los salarios no alcanzan para vivir y que es necesario reactivar la agricultura. Su lista de asignaturas pendientes es larga e incluye aliviar pesadillas cotidianas como la falta de viviendas y transporte.

Habló, por ejemplo, de simplificar la "absurda" burocracia entre la vaca y el consumidor para estimular la producción de leche y ahorrarle al país millones de dólares en importaciones.

A comienzos de la década de 1980, su hermano lo intentó con una supervaca cruza de Holstein con cebú. Ubre Blanca, como fue bautizado el prototipo, entró en el Libro Guiness de los récords por producir 109 litros en un día, pero no pudo ser clonada y los vasos continuaron medio vacíos.

La consigna de Raul es salvar el sistema socialista amenazado por la desconexión de los más jóvenes, la corrupción y el desvío de recursos tras la depresión económica por la desaparición de la Unión Soviética, el ex aliado y benefactor de la isla.

"Hoy Raúl es la única esperanza de cambio en Cuba", dijo el economista Oscar Espinosa Chepe, un ex diplomático cubano que estuvo preso por defender las tesis de la perestroika soviética.

"Pero hay sectores duros que no quieren cambios económicos, porque saben que son la antesala de cambios políticos", opinó.

Luchando por su legado

Con sus "reflexiones", sostienen los analistas, Castro está profundizando su testamento político.

"Fidel lucha por su legado", dijo Marifeli Perez-Stable, del Inter-American Dialogue de Washington.

"¿Tendrá Fidel el futuro del líder chino Mao Zedong? ¿Será el fidelismo repudiado y Fidel venerado como su padre fundador? Eso, probablemente, preocupa hoy al Comandante", comentó.

Para Damián Fernández, de la Florida International University de Miami, está claro que Castro no vuelve, pero su opinión pesa.

"Está poniéndole el sello de aprobación a sus sucesores e intentanto garantizar la supervivencia del régimen con el único recurso que le queda: su palabra", dijo el director del Instituto de Investigaciones Cubanas.

Relevo generacional

Raúl Castro activó en julio un proceso electoral que llevará a comienzos del 2008 a la elección del presidente del Consejo de Estado, el cargo que su hermano ocupó durante las últimas tres décadas.

Algunos creen que las elecciones formalizarán la jubilación política de Castro y un relevo generacional con dirigentes como el vicepresidente Carlos Lage y el canciller Felipe Pérez Roque.

Pero, para los analisas que siguen el día a día de la isla, desprenderse de un Fidel Castro que dominó todos los aspectos de la vida cubana por casi medio siglo, dictando desde la política exterior hasta la forma de cocinar frijoles, no será fácil.

En vísperas de su cumpleaños 81, el líder cubano continúa, oficialmente, recuperándose de una enfermedad intestinal que lo tuvo al borde de la muerte.

Según reportes filtrados a la prensa extranjera, sufre de un problema intestinal conocido como diverticulitis.

El único festejo previsto el lunes por su cumpleaños es un homenaje de los Pioneros, una organización infantil comunista.

Ahora ve
No te pierdas