Liberan rehenes de avión secuestrado

Dos hombres secuestraron un avión que se dirigía a Estambul pero se rindieron; liberaron a sus rehenes luego de que el avión fue obligado a aterrizar en Turquía.

Dos hombres secuestraron un avión que se dirigía a Estambul desde el norte de Chipre el sábado, pero se rindieron y liberaron a sus rehenes luego de que el avión fue obligado a aterrizar en Turquía.

El ministro del Interior turco, Osman Gunes, dijo que uno de los secuestradores era turco y el otro tenía un pasaporte sirio, pero podía ser palestino. Sus motivos están siendo investigados.

"Uno de ellos aparentemente pidió perdón al pueblo turco", dijo Gunes a los periodistas luego del final de cinco horas dramáticas.

Quince minutos después del despegue, uno de los secuestradores intentó forzar la puerta de la cabina y dijo a los pasajeros que era miembro de al Qaeda, informó el gobernador Alaaddin Yuksel. La policía también arrestó a un pasajero sospechaso de estar ligado a los secuestradores.

El jefe de la aviación civil, Ali Ariduru, dijo a periodistas que no había información clara sobre las declaraciones de los pasajeros de que los secuestradores tenían una bomba, pero aparentemente tenían un cuchillo.

El avión viajaba desde el aeropuerto de Ercan, en el norte de Chipre -un destino popular entre los turcos y muchos turistas extranjeros-, hacia Estambul, con 136 pasajeros a bordo, cuando fue secuestrado.

El presidente ejecutivo de Atlas Jet, Tuncay Doganer, dijo que el avión fue obligado a aterrizar en Antalya, en la costa sur del país, ya que no tenía suficiente combustible para llegar a Teherán, Irán, como deseaban los secuestradores.

La mayoría de los pasajeros fueron liberados por los secuestradores o habían escapado a través de las salidas de emergencia. Imágenes de televisión mostraban a los pasajeros corriendo desde las puertas laterales y trasera del avión.

Los pilotos abandonaron el avión, pero cuatro pasajeros y dos miembros de la tripulación fueron capturados como rehenes mientras se realizaban las negociaciones.

Los secuestros de aviones y amenazas de bomba no son algo inusual en Turquía, donde operan varios grupos radicales, que van desde separatistas kurdos a milicias radicales de izquierda. En el último año, varios incidentes han sido resueltos sin que haya pasajeros heridos.

Pero el secuestro durante la temporada alta de vacaciones podría perjudicar al sector turístico turco, que recauda grandes cantidades de moneda extranjera y se intentaba recuperar tras un 2006 pobre, cuando la inestabilidad regional y la campaña separatista de bombas perjudicaron a la industria.

Chipre, otro importante destino turístico para los europeos, está dividido en dos, entre el Gobierno del sur, reconocido internacionalmente, y un enclave en el norte que es apoyado sólo por Ankara.

Ahora ve
No te pierdas