Listos para enfrentar a 'Dean' en México

Autoridades se preparan para la llegada del huracán y planean cómo resguardar a turistas; unos 98,000 visitantes permanecen en Quintana Roo, en la isla de Holbox ya empezaron a evacuar.
CANCÚN/CHETUMAL/CIUDAD DE MÉXICO (Agencias) -

La Secretaría de Turismo de Quintana Roo informó que diversas instancias y autoridades mantienen una estrecha coordinación para el resguardo de los huéspedes .

Como medida preventiva ante el posible impacto de "Dean", autoridades de Protección Civil, municipales y hoteleros están ya en contacto para proteger a los turistas de hoteles en la zona norte de la entidad.

Autoridades estatales y municipales asignaron albergues para que los hoteleros trasladen allá a sus clientes en caso de huracán, siendo los mismos empresarios los responsables de suministrar los alimentos, cuidados y otras necesidades inherentes a una contingencia.

Asimismo, aquellos hoteles que en su oportunidad no se pusieron en contacto con las autoridades y no tienen espacios asignados, tendrán que utilizar los albergues que las autoridades de protección civil designen para el caso.

De acuerdo con estimaciones de la dependencia estatal, hasta ayer permanecían en Quintana Roo unos 98,000 turistas que registraban una tasa de ocupación hotelera superior al 66%.

La Secretaría de Marina (Semar) monitorea la trayectoria del huracán "Dean" que avanza hacia la península de Yucatán a fin de resguardar a la población y a los embarques ante la posible llegada del meteoro.

En un comunicado, la Semar informó que la Quinta Región Naval con sede en Isla Mujeres, Quintana Roo alertó a todas las unidades y establecimientos navales de esa jurisdicción sobre la trayectoria de dicho fenómeno hidrometeorológico.

En tanto, el Centro de Análisis y Pronóstico Meteorológico de la Semar precisó que el huracán "Dean" mantiene su categoría cuatro de la escala Saffir-Simpson y presenta condiciones atmosféricas favorables para identificarlo.

Los turistas en la zona

Con filas en los supermercados para comprar víveres, instalación de albergues y la evacuación de la pequeña isla de Holbox, cerca del célebre balneario de Cancún, el Caribe mexicano se preparaba para la llegada del feroz huracán Dean, prevista para el lunes.

Dean se convertiría el sábado en una poderosa tormenta de Categoría 5 al acercarse a Jamaica tras golpear el este del Caribe, donde al menos tres personas murieron.

En Cancún, que todavía tiene fresco el recuerdo del huracán Wilma, que lo destrozó en octubre del 2005, se formaron largas filas en los supermercados la madrugada del sábado para comprar víveres, velas y productos de primeros auxilios en caso de que tuvieran que quedarse encerrados por varios días.

Pero los turistas, unos 40,000, aún no habían sido desalojados de los hoteles y muchos de ellos se bañaban en las aguas turquesa del famoso balneario bajo un sol brillante.

"En el hotel nos informaron de la situación (...) Estamos dispuestos a movilizarnos si es necesario", dijo a Reuters Marvin Sarkowski, un estadounidense de 48 años, empleado postal de Memphis quien había salido de compras con su esposa.

Las autoridades dijeron que iban a observar el comportamiento de la tormenta cuando pasara por Jamaica para decidir si evacuar o no a los visitantes, muchos de ellos estadounidenses y europeos.

Meteorólogos dijeron que, tras pasar por Jamaica, la tormenta podría desviarse de su ruta hacia la costa mexicana y pasar por el canal de Yucatán, entre el extremo de la península del mismo nombre y Cuba, lo cual disminuiría su peligrosidad.

Otros 40,000 turistas permanecían en diversos puntos turísticos de la Riviera Maya como Playa del Carmen, Cozumel o Tulum.

"El municipio ha tomado todas las previsiones para dar atención a la población y a los turistas que se encuentran en la zona hotelera", dijo a periodistas Francisco Alor, presidente municipal de Benito Juárez, el municipio donde se ubica Cancún.

Turismo para otro momento

En la isla de Cozumel, famosa por sus centros de buceo, los residentes tapiaban con madera las ventanas de sus casas o negocios y retiraban botes del agua por precaución.

Las autoridades llegaron a un acuerdo con las compañías aéreas para tratar de que otros 40,000 turistas que estaba previsto llegaran este fin de semana, pospusieran su viaje.

En la pequeña isla de Holbox, ubicada en la punta del península de Yucatán, sus 2,500 pobladores eran desalojados y llevados a tierra firme por efectivos de la Armada y el Ejército, al igual que pescadores habitantes de zonas bajas en otras áreas del estado de Quintana Roo.

Las radios del estado emitían comunicados del Gobierno estatal, que decretó alerta amarilla, en español, inglés y maya, idioma que habla una gran parte de la población autóctona.

Protección Civil dijo que tenía disponibles 287 refugios en todo el estado, ubicados casi todos en escuelas. Al mismo tiempo, el inicio de clases del próximo año lectivo previstas para el lunes fueron suspendidas por tiempo indefinido.

También se había decretado alerta amarilla en el vecino estado de Yucatán, donde se habían acondicionado cientos de albergues.

Ahora ve
No te pierdas