Ye Gon niega tráfico de drogas

El empresario mexicano de origen chino se declaró inocente ante una corte de EU; las autoridades judiciales de ese país le negaron la libertad bajo fianza.
El empresario permanecerá en la cárcel en EU (AP)

El empresario mexicano de origen chino Zhenli Ye Gon se declaró el viernes inocente de la acusación de tráfico de drogas de México a Estados Unidos, sin embargo, un juez rechazó concederle la libertad bajo fianza, bajo el argumento que puede escapar del país.

El magistrado Allan Kay determinó que Ye Gon representa una amenaza para al comunidad y tiene acceso a recursos para salir del país, por lo que deberá permanecer en prisión hasta la próxima audiencia programada para el 9 de agosto, para continuar con “otros procedimientos”.

Julius Rothstein, representante del Departamento de Justicia, dijo que la naturaleza de esos procedimientos serán informados a la defensa y fiscalía ''en los próximos días''.

La audiencia fue convocada para determinar solamente si Ye Gon, quien se dedicaba a la industria farmacéutica en México, tenía derecho a salir en libertad con o sin fianza hasta el inicio formal de su juicio por el único cargo de ''conspiración para importar drogas'' a Estados Unidos.

Wanda Dixon, abogada de la fiscalía, debatió que la sentencia era no menor de 10 años en caso de culpabilidad y pidió que se negara la fianza a Ye Gon, quien es acusado por autoridades mexicanas de importar toneladas de materia prima para la produccion de metanfetaminas.

El juez Kay negó la fianza, aunque hizo notar que Dixon no presentó pruebas de que Ye Gon realizaba actividades ilegales en México.

El abogado de Ye Gon, Ning Ye, dijo que su cliente se declaraba ''no culpable'' y pidió la anulación del proceso alegando que el empresario, nativo de Shanghai, era víctima de una trama de las autoridades mexicanas.

Ye dijo también que Ye Gon no representaba riesgo de fuga, que no tenía ''ni un centavo'' de dinero, que se hallaba bajo petición de asilo en Estados Unidos y que su falta de visa para permanecer en el país era porque le fue revocada el 25 de julio, días después de su arresto en Wheaton, un suburbio de Washington.

El juez Kay hizo notar que el ciudadano chino-mexicano no sólo corría el riesgo de ser arrestado y deportado por agentes de inmigración si fuera puesto en libertad debido a su falta de visa sino que un jurado investigador determinó que ''había causa probable de conspiración para importar drogas'' a la nación.

Señaló también que a Ye Gon no le sería posible vivir en libertad si no tiene dinero, una observación que el abogado Ning Ye trató de suavizar informando luego al juez que ''una amiga'', que estaba en la sala y que vive en el estado vecino de Maryland se encargaría de tenerlo en su casa.

El juez le preguntó qué tipo de relación tenía Ye Gon con esa persona, y Ye contestó: ''Una relación profesional''.

La mujer fue posteriomente identificada como Vivian Kwok.

Los abogados de Ye Gon habían informado antes de la audiencia a los reporteros que ofrecerían una conferencia de prensa al final. Pero, se marcharon de la corte sin decir nada.

Rothstein dijo que ''no puedo comentar sobre la decisión de un juez'' cuando se le preguntó si consideraba que esta primera comparecencia de Ye Gon había sido una victoria para el gobierno estadounidense.

Ahora ve
No te pierdas