Alertan sobre crisis sanitaria en Asia

Unicef advirtió sobre los riesgos sanitarios en Nepal, Bangladesh y la India por las inundacion las aguas estancadas podrían provocar epidemias como la malaria y el dengue.
En la India, Nepal y Bangladesh más de 28 millones de person  (Foto: )
LONDRES (Notimex) -

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) alertó hoy sobre una crisis sanitaria en India, Bangladesh y Nepal, que afectaría en particular a menores, tras las peores inundaciones en décadas que han dejado casi 2,000 muertos.

Aunado a las lluvias torrenciales, las tres naciones se encuentran al borde de una catástrofe sanitaria con brotes de malaria, dengue y diarrea, debido al estancamiento de agua en diversas zonas.

"Pueblos enteros sufrirán las consecuencias de una crisis sanitaria si la población no es atendida en los próximos días", dijo Marzio Babille, responsable de salud de Unicef en India.

Según Babille, "las aguas estancadas provocarán la aparición de enfermedades epidémicas de origen hídrico, afecciones dermatológicas, malaria y dengue".

Recordó que los niños, que constituyen 40% de la población del sur asiático, "son particularmente susceptibles de contraer estas enfermedades".

Si bien los monzones son un fenómeno meteorológico que afecta cada año a esta vasta región del planeta, en esta ocasión han causado las peores inundaciones en décadas, que han dejado al menos 28 millones de desplazados.

Según el vocero del Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas, Nick Nuttal, las inundaciones son la "firma del cambio climático" y la consecuencia de varias tendencias sociales de los últimos años como el aumento de población en áreas marginales o la deforestación.

Numerosas aldeas permanecen anegadas y miles de desplazados sufren escasez de comida y agua potable, además las infraestructuras básicas como escuelas y hospitales han resultado dañadas o destruidas.

Millones de personas, sobre todo niños, podrían padecer malaria, dengue y otras enfermedades si no se lleva alimentos y medicinas a los afectados lo más pronto posible, indicó Unicef.

Las autoridades de India tratan este miércoles de llevar alimentos y agua potable a millones de damnificados, sin embargo las avalanchas de tierra e inundaciones han bloqueado los caminos, por lo que es difícil hacerles llegar la ayuda.

Las inundaciones y deslaves de tierra originadas por las intensas lluvias que comenzaron en junio pasado han dejado casi 2,000 muertos, de ellos alrededor de 1,500 en India, 300 en Bangladesh y más de 100 en Nepal.

Ahora ve
No te pierdas