Bush reduce número de tropas de Irak

El retiro es parcial: 5,700 soldados volverán para finales del año, pero quedarán 130,000 efect la decisión de Bush no marca un cambio de rumbo drástico y se prevén fuertes debates en el Cong
El mandatario presentó su estrategia para la reducción de lo  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

El presidente George W. Bush rechazó este jueves los pedidos de salir de Irak, pero aprobó la reducción gradual del número de efectivos y dijo que más soldados regresarán a medida que se progresa. Irak necesita ''una relación perdurable con Estados Unidos'', aseguró.

En un discurso transmitido a la nación desde la Oficina Oval, el despacho presidencial en la Casa Blanca, Bush presentó su estrategia para la reducción de las fuerzas en Irak.

''El principio que guía mis decisiones sobre la cantidad de efectivos en Irak es: regreso tras éxitos. Cuanto mayor sea nuestro éxito, más efectivos estadounidenses podrán regresar a casa''.

La decisión de Bush, que no marca un cambio de rumbo drástico, prepara el escenario para un debate fogoso en el Congreso y en la campaña para las elecciones de 2008. Los demócratas dijeron que el enfoque de Bush era inaceptable.

El senador Jack Reed, un ex oficial de las fuerzas militares de elite Rangers, dijo en la respuesta demócrata que ''una vez más, el presidente no presentó un plan capaz de poner fin a la guerra con éxito ni argumentos convincentes para continuarla''.

Reed dijo que los demócratas se esforzarían para ''cambiar profundamente nuestra participación militar en Irak''.

Bush aprobó las recomendaciones del principal comandante estadounidense en Irak, el general David Petraeus, de retirar cinco brigadas de combate _por lo menos 21.500 efectivos_ y un número no determinado de fuerzas de apoyo para julio. Esto significa apenas una leve aceleración del fin del incremento de fuerzas anunciado en enero.

La Casa Blanca dijo que 5,700 soldados estarán de regreso para Navidad.

El discurso de Bush fue el hito más reciente en una guerra de cuatro años y medio alterada por errores de cálculo, imprevistos y reveses.

Casi desde la caída de Bagdad, en abril de 2003, jefes militares y funcionarios de gobierno en Washington creyeron erróneamente que estaban en camino de reducir la presencia estadounidense y entregar el país a los iraquíes. Pero la insurgencia, junto con el caos reinante, obligaron a profundizar la intervención de Estados Unidos.

Bush dijo que la presencia estadounidense en Irak continuará después de su presidencia y requerirá el apoyo militar, económico y político de Washington.

Dijo que la dirigencia iraquí ''ha pedido una relación perdurable con Estados Unidos. Y estamos dispuestos a construir esa relación de manera tal que proteja nuestros intereses en la región y requiera menos efectivos estadounidenses''.

Bush dijo que su estrategia _dejar unos 130,000 efectivos en Irak para continuar la guerra_ sirve de puente entre los deseos de quienes quieren traer los soldados de vuelta a casas y los que creen que el éxito en Irak es esencial para la seguridad estadounidense.

''El camino que he descrito esta noche permite, por primera vez en años, que se unan personas que han estado en posiciones opuestas en esta ardua discusión'', dijo Bush.

Sin embargo, esto parece improbable a la luz de las reacciones de los dirigentes demócratas, que quieren que se fijen plazos para el retiro.

''El pueblo estadounidense hace mucho tiempo perdió la fe en la conducción de la guerra en Irak porque la retórica del presidente nunca ha coincidido con la realidad en el terreno'', dijo la presidente de la cámara baja, Nancy Pelosi. ''La alternativa es entre un plan demócrata para una redistribución responsable (de efectivos) y el plan del presidente de una guerra sin fin en Irak''.

 

Ahora ve
No te pierdas