Empresarios inconformes con reformas

El CCE expresó su desacuerdo por la aprobación del Impuesto Empresarial a Tasa Única; los presidentes de los organismos acusaron a los legisladores de violar los acuerdos suscritos.
Paredes Arroyo descartó la posibilidad de que las empresas p  (Foto: )
Jorge Ramos
CIUDAD DE MÉXICO (Excélsior) -

El Consejo Coordinador Empresarial expresó su desacuerdo e inconformidad con los dictámenes de la reforma fiscal aprobados por la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, particularmente con el del Impuesto Empresarial a Tasa Única, por considerar que es una sobre carga impositiva para las empresas y un obstáculo a la competitividad, el crecimiento económico y la generación de empleos.

En conferencia de prensa conjunta, los presidentes de las 12 cámaras y organismos que integran el CCE, acusaron a los legisladores de violar los acuerdos suscritos entre las partes para reducir a un máximo de 16% la Contribución Empresarial a Tasa Única que propuso el Ejecutivo en su proyecto original de reforma fiscal y de establecer unilateralmente un IETU progresivo que va de 16.5% en 2008 a 17% en 2009 y a 17.5% en 2010. 

“Este incremento significará no sólo una sobre carga impositiva para las empresas que pagan responsablemente sus tributaciones, sino incluso un obstáculo a la competitividad nacional, sobre todo si consideramos que las principales economías del mundo han disminuido la tasa de impuestos, como una medida para aumentar la recaudación y así fomentar el crecimiento y la generación de empleos”, dijo Armando Paredes, presidente del organismo.

Al dar lectura a un documento en el que fijó la postura del organismo cúpula del sector privado sobre la reforma fiscal que preparan los diputados, agregó que en el caso del impuesto de 5.5% a las gasolinas, “se recomienda valorar tanto la tasa y su impacto, como la gradualidad en su aplicación, de tal suerte que pueda ser asimilado por el sector productivo y se reduzca su incidencia en los índices inflacionarios”. 

En la sesión de preguntas y respuestas, Paredes Arroyo descartó la posibilidad de que las empresas presenten amparos en bloque en contra de la reforma fiscal que apruebe el pleno de la Cámara de Diputados y que será cada una de ellas la que evalúe y decida si se ampara o no o qué otras medidas adopta para protegerse de la misma.

Asimismo, comentó que la reforma fiscal que presentará la Comisión de Hacienda al pleno de la Cámara de Diputados no contribuirá al crecimiento económico del país, por lo que insistió en la necesidad de que el Congreso trabaje en una auténtica reforma hacendaria, así como en las reformas estructurales pendientes en materia energética, laboral y de pensiones, entre otras. 

En su oportunidad, Claudio X. González, presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, dijo que “la inconformidad de parte nuestra, particularmente con el poder Legislativo, es de que hubo cambios de último momento a lo que se había acordado para poder precisamente lograr el equilibrio entre el crecimiento, la competitividad y la generación de empleos”.

Añadió que los cambios realizados al proyecto de reforma fiscal por la Comisión de Hacienda atentan contra dichos equilibrios en un escenario en el que se están debilitando muchas economías del mundo que pueden afectar de manera negativa a la nuestra, por lo que lo ideal sería no aumentar tasas sino reducirlas. 

“Hubo cambio de señales de parte del Legislativo, con los cuales no estamos de acuerdo”, subrayó.

En su oportunidad, Ricardo González Sada, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, dijo que el resultado del trabajo realizado por la Comisión de Hacienda no es una reforma fiscal, sino un “parche” que no resuelve el problema estructural de las finanzas públicas.

“Es un parche porque otra vez hay intereses políticos que conociendo perfectamente bien cuáles son las medidas que deberían de haberse tomado, como es la aplicación del IVA en alimentos y medicinas, no estuvieron a la altura de las necesidades de México y de los mexicanos por consideraciones de tipo partidista”. 

Armando Paredes Arroyo Loza, Ricardo González Sada y Héctor Rangel Domené, presidente del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, dijeron estar dispuestos a conocer, analizar e incluso apoyar las propuestas del proyecto de reforma fiscal alterno presentado por Andrés Manuel López Obrador, ex candidato presidencial.

“No conozco la propuesta, pero el CCE está dispuesto a analizar cualquier propuesta que provenga de los partidos políticos”, dijo Armando Paredes, a lo que Ricardo González Sada, presidente de Coparmex, añadió que “como sociedad madura, tenemos qué tener la capacidad de analizar de una manera objetiva laspropuestas en función de sus propios méritos, independientemente de quién la ponga sobre la mesa”, y añadió: 

“Si la propuesta que haga cualquier ciudadano tiene elementos positivos, creo que es la responsabilidad de todos los mexicanos analizarlas, tomarlas en cuenta y no calificarlas porque hayan sido planteadas por alguien particular”.

Exigieron que los recursos adicionales que logre la reforma fiscal se inviertan en infraestructura y en seguridad y resguardo de las instalaciones estratégicas de la nación, a efecto de evitar más atentados como los perpetrados en contra de PEMEX, ya que los “tubazos”, dijo Claudio X. González, nos restan competitividad.

Al hacer un recuento de daños por el sabotaje a instalaciones de PEMEX, Ismael Plascencia y Miguel Marón, presidentes de Concamin y Canacintra, respectivamente, dijeron que las empresas afectadas por la interrupción del suministro de gas natural suman ya más de 2,500 en 10 estados de la República y que las pérdidas económicas superan los 100 millones de dólares diarios. 

Claudio X. González advirtió que si no se restablece y normaliza el suministro de gas en una semana, máximo, comenzará a haber cierre de empresas y despido de trabajadores.

Ahora ve
No te pierdas