España tendrá elecciones en marzo

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero dijo que sólo gobernará si su partido es el más vota
MDRID (CNN) -

Las elecciones generales de España se celebrarán en marzo, según el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que dijo en una entrevista publicada el domingo que sólo gobernará si su partido es el más votado.

En meses recientes se había especulado con que el Gobierno podría adelantar los comicios para sacar provecho de la escasa ventaja del Partido Socialista Español (PSOE) frente al Partido Popular (PP), situada en la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas en 3.5 puntos.

El Gobierno necesita tiempo para aprobar unas 30 leyes que aún esperan la aprobación parlamentaria, la mayoría de temática social, antes de convocar la elección, según dijo Zapatero el domingo en una entrevista en El País.

El presidente señaló que su objetivo político para las próximas elecciones serían también las políticas sociales.

"Podemos hacer en pocos años lo que en otras situaciones podría haber costado décadas", dijo en la entrevista, realizada el pasado viernes en Madrid.

"Busco una mayoría suficiente que permita gobernar para desarrollar la segunda etapa de un proyecto de progreso y modernización definitiva de España", añadió.

Entre las medidas que aún esperan aprobación están el proyecto de ley de la memoria histórica o el que regulará la ayuda de 2,500 euros por hijo nacido o adoptado. Además, habrá de aprobarse la ley de adopción internacional, la reforma del Código Penal y la modificación de la Ley del Poder Judicial.

Los socialistas quieren mantener la ventaja que les dan las encuestas, pese al fracaso del proceso negociador con ETA y la vuelta a la violencia de la banda armada.

La legislatura de Zapatero, además de por las medidas sociales como la aprobación del matrimonio entre homosexuales y la equiparación de las mujeres en los cargos públicos, se ha caracterizado por la continuación del boom económico registrado en el país en la última década.

Los elevados niveles de inmigración, que han proporcionado mano de obra barata a las empresas, son rechazados por parte de la población, mientras que el alto precio de la vivienda ha dificultado el acceso de los jóvenes a ella.

En el último sondeo del CIS de julio el PSOE amplió en 0,5 puntos su ventaja sobre el PP, con una estimación de voto del 40,5 por ciento, frente al 37 por ciento de los 'populares'.

Ahora ve
No te pierdas