Henriette y Félix acechan a México

Los meteoros amenazan con entrar al país convertidos en huracanes en el Pacífico y el Atlántico el huracán Felix cobró fuerza y se encuentra en la categoría 5; se encamina a Yucatán.
CIUDAD DE MÉXICO (Agencias) -

La temporada de huracanes aún no ha terminado para México. Después del paso del huracán Dean por las costas del Caribe y el Golfo, dos fenómenos naturales rodean al país.

La tormenta tropical Henriette, que dejó seis muertos a su paso por costas en el Pacífico al sur de México, se encaminaba el domingo por la noche a la península de Baja California y se espera que se fortalezca hasta volverse huracán antes de entrar a tierra.

Las fuertes lluvias de Henriette en el balneario de Acapulco, en el estado de Guerrero, provocaron el sábado que una enorme roca cayera sobre una endeble vivienda enclavada en un cerro y aplastara a dos niños junto con su padre.

En otra zona en las afueras del puerto, el desprendimiento de tierra en un cerro sepultó parcialmente una vivienda. En el incidente murieron tres niños.

Se espera que Henriette, con vientos de 112 kilómetros por hora (kph), pase cerca del balneario de Los Cabos el martes antes de golpear un área del desierto poco poblada, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Una tormenta tropical se convierte en huracán cuando sus vientos máximos sostenidos alcanzan los 119 kph.

En tanto en el Caribe, el huracán Felix cobró fuerza rápidamente y se convirtió el domingo en un extremadamente peligroso huracán categoría 5 y se encamina hacia América Central y la península de Yucatán, en México.

Se espera que Felix pase por Honduras y golpee Belice el miércoles antes de seguir su camino hacia el sureste de México.

Las autoridades de Honduras emitieron la noche del domingo una alerta de huracán para algunos sectores de su territorio, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

La alerta de huracán significa que se pueden comenzar a sentir los efectos de un huracán para la zona definida en las próximas 36 horas.

También se esperaban condiciones de huracán para el extremo noreste de Nicaragua.

Asimismo, se mantuvieron las alertas de tormenta de huracán para las islas de Jamaica y Gran Caimán.

El vórtice de la tormenta fue ubicado cerca de los 13.9 grados de latitud norte, 73.9 grados de longitud oeste, unos 550 kilómetros (345 millas) al sureste de Kinsgton, Jamaica, y a 1.010 kilómetros al este de Cabo Gracias a Dios, en la frontera entre Honduras y Nicaragua.

El domingo, Félix azotó Aruba, Curacao y Bonaire con lluvias y vientos que provocaron algunos apagones y obligaron a miles de turistas a refugiarse en los hoteles.

''No tuvimos una tormenta muy mala. Mi perro durmió tranquilamente durante la noche'', dijo la administradora médica Siomara Albertus, de Bonaire, quien pasó la noche en casa con su mascota.

Félix se convirtió en el segundo huracán de la temporada en el Atlántico el sábado, luego de que Dean dejara al menos 20 muertos en el Caribe y dejara un sendero de destrucción desde Santa Lucía a México.

''Recuerden que los huracanes Mitch, Wilma y Michelle pasaron lejos de la isla, aunque vientos de fuerza tropical, olas y mareas generadas por la tormenta dañaron las zonas costeras'', dijo Barbara Carby, directora de la oficina de respuesta ante riesgos de Cayman.

Ahora ve
No te pierdas