Huracán Félix toca tierra en Nicaragua

El paso del fenómeno, de categoría 5, también alertó a Honduras, Belice y Guatemala; los países evacuaron a miles de personas y otras tendrán que enfrentar al huracán desde sus cas
"Les pedimos a los pobladores de la costa Caribe mantener la  (Foto: )
TEGUCIGALPA (CNN) -

El huracán Félix tocó tierra el martes en el noreste de Nicaragua como una tormenta potencialmente catastrófica de categoría 5, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

El organismo dijo que a las 06:00 hora local, la tormenta se movía al oeste a 26 kilómetros por hora y que un alerta de huracán estaba vigente en Puerto Cabezas, Nicaragua, en la frontera norte con Honduras.

En Honduras, la alerta alcanzaba desde Limón hacia el este hasta la frontera con Nicaragua, agregó.

El meteoro provocó la evacuación preventiva de decenas de miles de indígenas y turistas en Honduras y Nicaragua ante el recuerdo del devastador huracán Mitch, que causó miles de muertes en 1998.

Félix, el segundo huracán de la temporada ciclónica del Atlántico, llega sólo dos semanas después del paso de Dean, que dejó 27 muertos en la región, en su mayoría en México.

El huracán había llegado el domingo a la máxima e inusual categoría 5, que también alcanzó Dean.

También Guatemala, Belice y el estado mexicano de Quintana Roo emitieron alertas de huracán.

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, advirtió en una conferencia de prensa acerca de posibles daños y pérdidas humanas "si la población no toma medidas de prevención".

En tanto, el director de operaciones del Comisionado Permanente de Contingencias (Copeco) de Honduras, José Ramón Salinas, dijo a una radio local que el país ha evacuado a entre 30,000 y 40,000 personas.

Por su parte, la diputada Carolina Echeverría, representante de la región de Gracias a Dios, dijo que unas 15,000 personas tendrían que enfrentar el huracán en casa.

"Hay unos 15,000 pobladores que tendrán que enfrentar en sus casas o algún otro sitio lo más fuerte del huracán, porque no se ha podido evacuarlos, debido a que no hay combustible para transportarlos a sitios seguros", afirmó.

En Honduras, las evacuaciones comenzaron en las caribeñas Islas de la Bahía, mayormente afectando a turistas, así como en la remota región de la Mosquitia, donde la gente era trasladada en lanchas a sitios altos.

Islas de la Bahía es un paraje turístico en el Atlántico, atractivo por sus playas y arrecifes de coral y visitado por estadounidenses, europeos y japoneses.

Las autoridades dijeron que en total unas 72,000 personas debían ser evacuadas. En varias ciudades de Honduras, autoridades y testigos reportaron largas colas de clientes en tiendas de abarrotes y gasolineras ante el temor al desabastecimiento.

Centroamérica tiene fresco el recuerdo del huracán Mitch, que sólo en Honduras dejó aproximadamente 5,500 muertos, alrededor de 8,500 desaparecidos y pérdidas materiales estimadas en más de 5,000 millones de dólares a finales de 1998.

En Belice, las autoridades estaban pidiendo a unas 40,000 personas de poblaciones costeras desplazarse hacia zonas altas o que se trasladaran a casas de familiares en zonas seguras.

Por su parte, Nicaragua ordenó la evacuación de 10,000 pobladores en la Región Autónoma del Atlántico Norte, donde habitan aproximadamente 150,000, en su mayoría indígenas miskitos que subsisten de la pesca en un territorio selvático serpenteado por caudalosos ríos.

"Les pedimos a los pobladores de la costa Caribe mantener la calma y cooperar con las medidas que va a tomar el Ejército", dijo a una radioemisora desde Panamá el presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

Centroamérica es un área altamente vulnerable debido a las condiciones de pobreza en que vive la mayoría de la población y a una particular geografía que la vuelve proclive a inundaciones y deslaves.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas dijo en un comunicado en Ciudad de Panamá que desplegará equipos de emergencia e informó que "tiene almacenados en la región alimentos suficientes para alimentar por un mes a 600,000 personas".

Las autoridades también estaban preocupadas por los posibles daños a cultivos de caña de azúcar y banano, mientras los precios del café en el mercado de Londres habían subido por compras especulativas a raíz de la amenaza del huracán.

La cosecha de café está casi finalizada en la región.

Ahora ve
No te pierdas