Oposición Kenia denuncia 250 muertos

Los disturbios por el resultado de las elección presidencial han cobrado 150 vidas; la policía prohibió a la oposición manifestarse en las calles.
Las manifestaciones iniciaron por un proceso electoral dudos  (Foto: )

Cadáveres y escombros sembraban el martes las calles de Kenia mientras las potencias occidentales presionaban al presidente Mwai Kibaki para que investigue unas disputadas elecciones que han provocado varios días de disturbios en los que han muerto unas 150 personas.

Mientras tanto, la oposición estima que hay unos 250 muertos.

La erupción de la violencia en una de las democracias más estables de Africa, con una economía relativamente fuerte, ha conmocionado al mundo y horrorizó a los kenianos en momentos en que las históricas rivalidades tribales enfrentan a las comunidades del país.

Uno de los principales diarios de la nación africana, el Daily Nation, expresó su temor a que se produzca un "colapso".

En las calles se veía una fuerte presencia policial en el primer día del año, y por la mañana la situación estaba más tranquila.

Pero comenzaban a conocerse los detalles de un creciente saldo de muertes y destrucción generalizada en uno de los peores momentos del país desde que en 1963 se independizara de Gran Bretaña.

Muchos de la tribu Kikuyu, del presidente Kibaki, la mayor y más rica de Kenia, estaban temerosos y lejos de celebrar la victoria electoral del domingo. Los Luos y otros grupos en favor de la oposición prometieron una campaña de acción militante.

"Nos han robado nuestra victoria y ahora nos están disparando. ¿Cómo puede un hombre (Kibaki) estafar a una nación entera? Si comienza una guerra de guerrillas, estoy dispuesto a unirme", dijo Stanley Bwire, un vigilante nocturno de Nairobi. 

A la oposición le prohíben manifestarse

La policía de Kenia dijo el martes que no permitirá una protesta que la oposición planeaba realizar el jueves en Nairobi en contra las elecciones que retornaron al poder al presidente Mwai Kibaki y que provocaron disturbios en los que han muerto al menos 150 personas.

"Cuando la gente es lo suficientemente osada como para cometer crímenes en contra de la vida y propiedad de otras personas, es poco probable que la policía pueda también tener la capacidad de garantizar la seguridad", dijo el portavoz policial Eric Kiraithe en una conferencia de prensa.

"La prohibición de manifestaciones políticas no es algo sin razón", agregó.

Ahora ve
No te pierdas