El campo, una disputa por el TLCAN

Organizaciones campesinas advierten movilizaciones contra el acuerdo comercial; Gobierno y empresarios aseguran que no habrá daño a los productores nacionales.
El programa alimenticio de la FAO busca aumentar la producci
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La apertura agrícola en los productos más sensibles para México ha despertado una ola de declaraciones y acciones de organizaciones campesinas que advierten daños a los pequeños productores de maíz, frijol y leche.

A partir del uno de enero pasado quedaron libres de arancel las importaciones de maíz, frijol, azúcar y leche en polvo provenientes de Estados Unidos y Canadá en el marco del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN).

El producto más sensible es el maíz al que se dedican casi el 70% de los productores agrícolas, 85% de estos a penas siembran cinco hectáreas cada uno.

Son estos pequeños productores lo que podrían ser afectados al mantener una baja productividad de sus tierras con tecnología inexistente u obsoleta coinciden en señalar académicos y organizaciones campesinas.

Pero México no ha sido autosuficiente, mantiene un déficit en la producción de maíz, pese a que durante el año pasado llegó a un récord de  23.7 millones de toneladas, ya que el consumo supera los 31.5 millones, por lo que año con año se importan más de 10 millones de toneladas del alimento básico.

“El consumidor va ha tener precios más baratos de maíz, es un beneficio, pero los pequeños productores tienen que buscar apoyos del Gobierno Federal”, dijo Rafael ortega, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Producción de Masa y Tortilla.

Pero organizaciones como la Confederación Nacional Campesina (CNC) han advertido la realización de movilizaciones como la que se llevará a cabo el 31 de enero próximo en la Ciudad de México, después de los bloqueos que se efectuaron el primer día de este año en puentes fronterizos.

“El planteamiento es una nueva negociación, con los criterios de la OMC, un nuevo trato más justo, así lo hizo Estados Unidos con el tema laboral, y Canadá con el de medio abiente”, dijoCruz López, presidente de la CNC.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (Sagarpa) iniciará el próximo jueves reuniones con organizaciones campesinas en las que se les presentará los programas aprobados para enfrentar la apertura comercial y las nuevas reglas de operación.

Sin embargo, la CNC quiere que se lleve a cabo una Mesa de Diálogo que se dijo encabezará el secretario del Trabajo, Javier Alarcón, y en la que deberán integrar todos los sectores involucrados para discutir y encontrar soluciones para la apertura.

Las organizaciones campesinas buscan un Pacto Nacional Socioeconómico que incluya convenios de competitividad, un fondo trilateral para generación de empleo en zonas que generan migrantes, y la creación de sistema financiero que garantice la comercialización de cosechas nacionales.

En desplegados en la prensa mexicana, la Sagarpa afirma que tiene disponibles 204,000 millones de pesos para apoyar a los productores y pobladores del campo “con el fin de fortalecer sus condiciones y oportunidades”, indica la dependencia.

Destaca que la realidad es que Estados Unidos y Canadá compran a agricultores y campesinos mexicanos cuatro veces más que en 1993.

Ante las demandas de la CNC y de legisladores de una renegociación del TLCAN, el Gobierno federal reitera que los pequeños productores no se verán afectados, porque además la apertura agrícola inició en 1994 cuando comenzó la reducción de aranceles que a 2007 habían bajado 90% para los cuatro productos más sensibles.

“Los pequeños productores dan preferencia al autoconsumo y, en todo caso, se ven beneficiados con el Tratado al adquirir otros productos a mejores precios”, dijo la Sagarpa.

 

Ahora ve
No te pierdas