Explotan hotel en Afganistán, 6 muertos

Un insurgente talibán se inmoló en el hotel de lujo Serena, dejando varios heridos; el establecimiento es principalmente ocupado por extranjeros adinerados y reuniones de embajada

Milicianos con explosivos, granadas y fusiles AK-47 atacaron el lunes el hotel de lujo más popular de Kabul, matando a por lo menos seis personas y dejando heridas a varias, dijeron testigos y un portavoz del Talibán. Fue un ataque meticulosamente coordinado, algo inusual en la capital afgana, dijeron los testigos.

El estallido ocurrió a las 6:12 de la tarde en el Hotel Serena, donde la embajada noruega mantenía una reunión.

Los insurgentes mataron a seis personas e hirieron a otras seis, dijo Zemeri Bashary, portavoz del Ministerio del Interior. Uno de los atacantes fue abatido y, según un portavoz del Talibán, un segundo atacante murió en la explosión suicida.

Una mujer estadounidense que estaba adentro dijo haber visto un cadáver y charcos de sangre en el lobby y varios empleados reportaron dos muertos. Tres extranjeros resultaron heridos, añadió.

Zabiula Mujahid, portavoz del Talibán, expresó a la AP que cuatro milicianos con chalecos cargados de explosivos atacaron el hotel: un atacante suicida y tres milicianos que lanzaron granadas, efectuaron disparos y luego huyeron. La aseveración, que fue efectuada poco después del ataque, no pudo ser verificada de manera independiente.

Cinco ambulancias y varios vehículos militares estadounidenses llegaron al hotel. La policía impedía a los periodistas y a los curiosos acercarse al edificio.

Stian L. Solum, fotógrafo de la agencia de fotos de Noruega Scanpix, manifestó que un periodista noruego del diario de Oslo Dagbladet y un integrante del equipo diplomático de ese país resultaron heridos. Indicó que el canciller de Noruega, Jonas Gahr Stoere, que se encuentra de visita en Kabul, no resultó lesionado y se encontraba a salvo en el sótano del hotel.

''Fueron dos o tres bombas, y había un caos total'', expresó Solum en la radio estatal NRK. ''Cuando comencé a salir (del ascensor) detonó una bomba, a poca distancia de donde yo estaba. Había disparos que creo fueron disparados por un soldado del Ejército Nacional Afgano. Un periodista del (diario) Dagbladet fue herido de bala, y un equipo de médicos estadounidenses estaba aquí y lo ayudó''.

Dijo que al parecer los heridos no corrían peligro de morir.

El Hotel Serena, recientemente construido, es utilizado con frecuencia por las embajadas extranjeras para realizar reuniones, fiestas y cenas. Los turistas occidentales suelen albergarse en sus modernas y lujosas instalaciones.

Localizado en el centro de Kabul, está cerca del palacio presidencial, aunque separado de él por cercas, murallas y puestos de control. También está próximo a varios ministerios del gobierno y a una comisaría policial.

El periodista Tor Arne Andreassen del diario Aftenpostens declaró a la edición de internet de la publicación que escuchó la explosión de una granada y vio cómo efectuaban disparos. Indicó que vio a una empleada del hotel herida de gravedad, que podría haber muerto.

No quedaba claro de qué país era Andreassen.

Una ciudadana estadounidense que estaba en el gimnasio del hotel dijo que escuchó disparos tras la explosión, y vio un cuerpo que al parecer estaba muerto, y charcos de sangre en el área del recibidor del hotel, al igual que marcas de bala en la zona del gimnasio.

Manifestó que tres extranjeros resultaron heridos. Pidió mantener su nombre en el anonimato por temor a su seguridad.

Ahora ve
No te pierdas