Obama y Clinton van por el voto de color

Ahora será Carolina del Sur el escenario de la disputa por las elecciones primarias demócratas; un importante bloque de votantes de raza negra definirá a su candidato el 26 de enero.
La guerra de declaraciones no se hizo esperar. (Especial)
LAS VEGAS (AP) -

Hillary Rodham Clinton y Barack Obama se han enfrascado en una batalla de tono racial en busca del voto negro, que dentro de poco comenzará a hacerse sentir en las elecciones internas del Partido Demócrata con miras a los comicios presidenciales.

Los candidatos y sus allegados han subido el tono de sus declaraciones a medida que se acercan las primarias del 26 de enero en Carolina del Sur, donde por primera vez en este proceso habrá un bloque importante de votantes negros.

Se calcula que la mitad de los votantes en Carolina del Sur serán de raza negra.

Clinton, a la defensiva luego de que ella y su esposo hicieron comentarios mal recibidos sobre el legado de Martin Luther King y las aptitudes de Obama para ser presidente, trató de revertir la situación acusando a su rival de intentar sumar puntos distorsionando lo que ella había dicho.

Hillary Clinton dijo que el sueño de King de igualdad racial se hizo realidad cuando el presidente Lyndon B. Johnson firmó la Ley de Derechos Civiles de 1964, mientras que su esposo Bill afirmó que Obama contaba un "cuento de hadas" al hablar de su oposición a la ocupación de Irak. Dirigentes negros criticaron los comentarios de ambos y el domingo Obama dijo que las declaraciones de Hillary Clinton sobre King habían sido "desatinadas".

"Creo que ofendió a alguna gente que consideró que ella de algún modo le restó importancia al papel de King en la Ley de Derechos Civiles", manifestó. "Ella tiene derecho a explicar lo que dijo, pero la idea de que nosotros tenemos algo que ver en esto es absurda".

Los asesores de Clinton dicen que un colaborador de Obama preparó un informe con comentarios de la senadora y sus asesores sobre temas raciales que pueden ser presentados como imprudentes. El documento circuló en algunos portales de internet.

"Es una iniciativa lamentable que la gente de Obama promueve con mucho éxito", expresó Hillary Clinton en el programa "Meet the Press" del domingo. "No creo que esta campaña sea sobre el género (de los candidatos) y espero que tampoco sea sobre la raza".

Poco después, no obstante, el exitoso empresario Bob Johnson, fundador de Black Entertainment Television, quien es negro y apoya a Clinton, criticó a Obama y pareció aludir a su consumo de drogas durante su adolescencia.

"Yo, que soy afro-americano, me siento ofendido de que la gente de Obama insinúe que somos tan estúpidos que consideraríamos (apoyar) a Hillary y Bill Clinton, quienes han estado tan involucrados en los asuntos de los negros, cuando Barack Obama hacía cosas en el barrio. No voy a decir qué hacía, pero él lo dijo en su libro", manifestó Johnson.

Obama escribió en su libro "Dreams from My Father" (Sueños de mi padre) que en su juventud consumió marihuana, alcohol y, de vez en cuando, cocaína.

Johnson aclaró luego, en un comunicado difundido por la campaña de Clinton, que él aludía pura y exclusivamente a las actividades de Obama como dirigente barrial.

Un colaborador de Clinton, Bill Shaheen, renunció el mes pasado luego de decir que los demócratas no debían elegir a Obama porque su consumo de drogas podría ser usado en su contra durante la campaña presidencial.

Obama se abstuvo de responder a las afirmaciones de Johnson, pero no sus allegados.

"No creo que esto sea muy diferente de lo que hizo Billy Shaheen en Nueva Hampshire", afirmó su estratega David Axelrod. "La senadora Clinton se disculpó por ello. Me desconcierta que no haya tenido nada que decir sobre esto".

La esposa de Obama, mientras tanto, dijo que los blancos que duden en votar por Obama deben mirar lo que sucedió en Iowa, donde su marido salió airoso.

"No hay negros en Iowa", declaró. "Está pasando algo nuevo, algo grande. Construyamos el futuro que todos sabemos es posible. Demostrémosle a nuestros hijos que el país está listo para Barack Obama".

John Edwards, tercero en las primarias demócratas, dijo el domingo que lo "molestó la insinuación de que los cambios reales no llegaron por los esfuerzos del reverendo Martin Luther King sino gracias a un político de Washington".

Ahora ve
No te pierdas