British Council suspende labor en Rusia

El organismo cultural británico dijo que empleados locales son interrogados por autoridades rus el gobierno de Gran Bretaña advirtió que no se debe intimidar a los trabajadores.
MOSCÚ (CNN) -

El brazo cultural del Gobierno británico, atrapado en una disputa política entre Londres y Moscú, anunció que sus oficinas regionales en Rusia habían dejado de trabajar porque empleados locales estaban siendo interrogados por los servicios de seguridad rusos.

El British Council se ha visto inmerso en una creciente polémica con Moscú sobre la legalidad de sus sucursales, dentro de una disputa diplomática mayor sobre el asesinato en el 2006 de un ex agente ruso en el Reino Unido.

El British Council dijo que había suspendido el trabajo en su oficina en la ciudad de los Urales de Yekaterimburgo porque el personal ruso estaba siendo interrogado por el Servicio de Seguridad Federal (FSB), el principal sucesor de la soviética KGB.

También cerró otra oficina en San Petersburgo el miércoles después de que el FSB interrogara a sus trabajadores. La oficina seguía sin abrir el jueves.

"Los servicios normales ofrecidos habitualmente por el British Council en Yekaterimburgo no pueden ser ofrecidos hoy (jueves) porque continúan las entrevistas del FSB con el personal", dijo una portavoz por teléfono desde Londres. "El personal no está trabajando hoy", agregó.

Un portavoz del primer ministro británico Gordon Brown advirtió a Rusia el jueves que no debe intimidar a los trabajadores.

"Cualquier intento de intimidar al personal es desde nuestro punto de vista completamente inaceptable", dijo el portavoz oficial de Brown.

La placa del British Council en Yekaterimburgo había sido quitada de la pared del edificio del consulado local. Un fotógrafo de Reuters en San Petersburgo dijo que el British Council seguía sin operar.

Las relaciones entre Reino Unido y Rusia, interconectados por intercambios comerciales e inversiones por miles de millones de dólares al año, se tensaron tras el asesinato en el 2006 de Alexander Litvinenko, que fue envenenado en Londres con un isótopo radiactivo poco común.

Cada país expulsó a cuatro diplomáticos en la polémica después de que Moscú se negara a extraditar al empresario ruso Andrei Lugovoy para ser juzgado por el asesinato. Él niega cualquier implicación en el crimen.

Ahora ve
No te pierdas