Sarkozy impone calma ante mega fraude

La estafa provocó en Europa cuestionamientos sobre el control a grandes grupos financieros; el presidente francés dijo que las pérdidas no afectan la solidez ni la confiabilidad del siste
Nicolas Sarkozy defendió la solidez del sistema financiero f
PARÍS (CNN) -

La sorpresa por las enormes pérdidas del banco francés Societe Generale daba lugar el viernes a duros cuestionamientos sobre los controles a los grandes grupos financieros europeos, mientras que Francia intentaba limitar los daños causados por el mayor escándalo financiero en la historia.

En sus primeros comentarios sobre los 7,000 millones de dólares que perdió el banco, el presidente Nicolas Sarkozy, de gira por India, lo calificó como "un fraude interno de gran escala" y aseguró que no cuestionaba la solidez del sistema financiero francés.

Reflejando los gestos que hicieron tanto el Gobierno como el banco central, cuando el jueves estalló el escándalo, Sarkozy dijo que las pérdidas "no afectan la solidez ni la confiabilidad del sistema francés".

Christian Noyer, el gobernador del Banco de Francia, dijo en una entrevista radial que las cuentas de Societe Generale ahora estaban limpias, luego que el banco deshizo las posiciones que armó un solo operador, quien aún no ha sido visto.

Noyer descartó los rumores de que algunas pérdidas adjudicadas al operador se debían a la crisis crediticia global en curso, pero sugirió que otros bancos franceses podrían anunciar amortizaciones ligadas a las pérdidas del mercado crediticio cuando informen sus resultados.

"Sabemos exactamente cuáles son las exposiciones. Las provisiones han sido o serán anunciadas en los próximos días, si es necesario", dijo Noyer a la estación de radio RTL.

Con avisos de páginas enteras en los principales diarios del país, el presidente del banco, Daniel Bouton, se disculpó a los accionistas de SocGen, mientras los periódicos y los analistas cuestionaban si durará el respaldo que le ha brindado el directorio del banco.

Bouton ofreció su renuncia, pero fue rechazada.

"Entiendo perfectamente su decepción y veo su enojo. La situación es completamente inaceptable", escribió Bouton.

Varios analistas recortaron sus recomendaciones para el banco.

Fuera del enclaustrado mundo de la banca europea, los inversionistas globales no hacían caso al escándalo.

Los mercados de Asia subieron gracias a un cierre en alza de Wall Street, luego de que el presidente George W. Bush y líderes del Congreso se pusieron de acuerdo sobre un paquete de estímulos económicos para contener una recesión.

Las acciones europeas también avanzaban y el índice FTSEurofirst 300 escalaba un 1.2%.

Antony Mak, director de ventas de DBS Securities en Hong Kong, señaló que los mercados observaban al escándalo como un evento extraordinario.

"Es algo aislado y el banco pueden limitar el daño con colocaciones. Está bien contenido", dijo.

“ShockGen”

Pero los periódicos franceses hicieron una lectura incómoda para los ejecutivos de SocGen, que buscaban reconstruir la reputación del banco como el hogar de las finanzas más complejas y avanzadas del mundo.

Y la respetada columna Lex del Financial Times rebautizó al segundo mayor banco de Francia "ShockGen".

El principal diario de negocios francés, Les Echos, dijo que la posición de Bouton había sido debilitada y el banco, el séptimo mayor de la zona del euro en términos de valor, ahora era un potencial blanco de adquisiciones.

Los empleados de SocGen estaban "sorprendidos y a la espera", dijo un empleado en Hong Kong.

El banco informó el jueves que un empleado de baja categoría de su mesa de intermediación de derivados, que ganaba menos de 100,000 euros al año, había confesado haber realizado un sofisticado fraude, disparando pérdidas por 4,900 millones de euros, debido a que sus desastrosas movidas fueron canceladas en medio de las volátiles sesiones de los mercados.

El banco dijo que no sabía dónde estaba el operador.

Ahora ve
No te pierdas