El cardenal Juan Sandoval renunciará

El arzobispo de Guadalajara cumplirá 75 años en marzo y presentará su dimisión al Papa; aunque dice “sentirse bien” para seguir como cardenal, Benedicto XVI decidirá si permanece o no
CIUDAD DEL VATICANO (Notimex) -

El cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez, anunció que en las próximas semanas presentará al Papa Benedicto XVI su renuncia y esperará la decisión del Pontífice, el único con autoridad para decidir su futuro.

“Voy a cumplir 75 años el 28 de marzo próximo, le voy a presentar al Santo Padre mi renuncia, me pondré a su disposición y estaremos a lo que él nos diga, si nos deja o no dependerá de él”, indicó el arzobispo en declaraciones a Notimex.

El purpurado recordó que la norma obligatoria para todos los obispos católicos de presentar su dimisión al puesto al llegar a ese límite de edad está contenida en el Código de Derecho Canónico (CIC), la ley máxima de la Iglesia católica.

Según el canon 401.1 de esa normativa “al obispo diocesano que haya cumplido 75 de edad se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias”.

Lo mismo ocurre con los párrocos o responsables de encargos similares, mientras estos presentan su dimisión al obispo, los prelados hacen lo propio con el Papa.

Sandoval Iñiguez explicó que su renuncia la presentará directamente a Benedicto XVI pero lo hará a través de su representante en México, el nuncio apostólico Christophe Pierre, quien se encarga de todas las sucesiones de este tipo.

“Yo quiero lo que Dios quiera, presento mi renuncia sin más; ya los demás podrán juzgar, no quiero juzgar mi trabajo, no quiero decir que puedo (permanecer) aunque me siento bien todavía”, sostuvo al responder sobre si desea permanecer en su puesto.

“Hay muchas cosas que hacer todavía –agregó-, pero si no las hago yo que las haga quien venga, siempre se sigue adelante”.

El actual arzobispo de Guadalajara, en el occidental estado mexicano de Jalisco, es uno de los seis cardenales en vida que tiene México, dirige los destinos religiosos de la arquidiócesis tapatía desde abril de 1994 cuando fue designado por el Papa Juan Pablo II.

Es sucesor del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, asesinado en marzo de ese mismo año; y el mismo Karol Wojtyla le impuso el birrete púrpura el 26 de noviembre siguiente.

Según el mismo CIC será el nuncio Pierre el responsable de llevar adelante las gestiones para encontrar un sucesor a Sandoval, entre las mismas están consideradas una serie de consultas a otros prelados del país.

El proceso es largo y complejo, puede durar meses o, incluso, años. El nuncio apostólico se encarga de armar una terna de candidatos de cuyas personas envía expedientes informativos a la Congregación para los Obispos del Vaticano.

Allí los documentos se completan y finalmente son entregados al Papa para que decida cuál de los aspirantes es el elegido. Inmediatamente se informa a los interesados y, después, se hace público.

La arquidiócesis de Guadalajara es tradicionalmente sede cardenalicia por lo tanto, quien será nombrado al mando de la misma, tendrá grandes posibilidades de ser elevado a la dignidad de “príncipe de la Iglesia”.

Sobre la actualidad de la demarcación eclesiástica a su cargo, Sandoval Iñiguez afirmó que se trata de una diócesis “muy bendecida por Dios” y “con muchos dones”.

“Tiene bastante clero, el seminario lleno, muchos organismos laicales fuertes y muchas congregaciones religiosas”. Pero sobre todo cuenta con “un pueblo bueno”, concluyó.

Ahora ve
No te pierdas