McCain, Obama y Clinton apoyan a México

Expertos aseguran que los precandidatos traerían ventajas al país en caso de ganar las eleccion un régimen demócrata cambiaría el panorama migratorio, económico y de seguridad bilateral.
John McCain ha creado un panorama positivo para lograr una r
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El republicano John McCain y los demócratas Hillary Clinton y Barack Obama representan la oportunidad de regresar al equilibrio a Estados Unidos, lo que a su vez derivaría en un escenario más positivo para México, afirmaron especialistas.  

Por tradición los demócratas consideran a América Latina como uno de sus referentes importantes y México ha tenido un papel predominante que, con un triunfo demócrata, podría garantizar la atención a temas pendientes en la agenda bilateral como la migración, opinaron.  

Aunque los republicanos tienden a centrar su atención a nivel internacional, sabiendo que tienen en México a un aliado confiable, señalaron que con John McCain hay optimismo de que las cosas cambien.  

Ello porque McCain propuso una de las iniciativas sobre migración más atractivas, al reconocer el tema de la naturalización y de la ciudadanía para los indocumentados, la cual beneficiaría a miles de mexicanos que generan más de 20,000 millones de dólares en remesas para México, enfatizaron.  

Sin embargo el director del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM, José Luis Valdés Ugalde, y el catedrático del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Iberoamericana (UIA), Gonzalo Abad Frías, apuestan por el triunfo de Clinton y McCain.  

Aunque no dejan de reconocer que nada está escrito para el Partido Demócrata, en donde Obama ha dado pelea a Hillary Clinton, estimaron que para el Repúblicano el escenario es más claro, con McCain como virtual ganador, lo que se definiría el denominado "Súper martes" el 5 de febrero, en las elecciones primarias.  

Subrayaron que para México las elecciones en Estados Unidos siempre han sido de gran importancia, porque según el partido que gane se tendrán consecuencias distintas tanto en materia económica como en política exterior.  

No obstante, los expertos consideraron que tanto una victoria de John McCain como de Hillary Clinton y Barack Obama sería favorable para el país.  

De acuerdo con el especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) la elección primaria da señales interesantes: que los demócratas tengan a dos candidatos "de minoría" y el hecho de que uno sea mujer y el otro afroamericano

Valdés Ugalde expuso que en el caso de McCain el apoyo que ha tenido apunta a que el electorado de Estados Unidos está moderando su postura, por "todos los extremismos que se vivieron durante ocho años "con el gobierno de George W. Bush".  

Ello tendría ventajas para México que ha estado muy determinado por una actitud voluntarista de esa nación, particularmente a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001 que redujeron los temas fundamentales de la agenda bilateral al de la seguridad. 

 "La seguridad ha matado prosperidad, migración y muchos otros temas pendientes entre los dos países. Creo que por esas razones la elección tendría impactos importantes para México", dijo el investigador.  

Para el especialista, tanto Hillary Clinton como John McCain "representan un centro equilibrador que me parece un escenario más positivo que el que tenemos, el de los extremos encabezados por George W. Bush".  

Ambos expertos coincidieron en que el voto latino será determinante en el proceso final de la elección presidencial, ya que esa comunidad representa 14% del electorado estadounidense, y no deben dejar de fijar su atención en ese grupo que podría marcar la diferencia.  

Para Gonzalo Abad Frías, especialista en procesos electorales de Estados Unidos y América del Norte de la UIA, tanto Clinton como Obama son buenos candidatos para México, aunque hay diferencias entre ellos.  

Como ejemplo expuso que Hillary Clinton se ha pronunciado contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) aunque "un poco ambiguamente, no ha señalado exactamente qué parte le gustaría revisar o retomar".  

En tanto, Obama entiende más la realidad de los inmigrantes mexicanos que viven en el norte de Estados Unidos como Chicago y Nueva York, dos centros importantes donde hay un gran número de co-nacionales, tema que era republicano y ahora es abordado por los demócratas.  

Del lado republicano, en cambio, el panorama es más difícil, porque aunque el presidente George W. Bush ha estado peleando la posición de llegar a un acuerdo migratorio su propio partido se ha opuesto, además de que la iniciativa del muro fronterizo es republicana.

Aclaró que, a su juicio, no se trata de una cuestión contra México, "sino contra la migración mundial, porque ese país recibe miles y miles de migrantes de todos los países del mundo, buscando un futuro mejor".

Pese a ello, el candidato republicano es el único que abre la posibilidad de llegar a un acuerdo migratorio, por ser impulsor de la iniciativa denominada "Ley de Migración Segura u Ordenada".  

Advirtió sin embargo que con los republicanos siempre hay dudas en torno a ese tema y por ello no se garantiza nada, pues han sabido manejar el tema electoralmente, políticamente, a conveniencia, y el único que inspira confianza de un avance es McCain.  

En contraparte, si los demócratas ganan la elección "con Obama es posible que se avance más rápido y en forma certera en migración; con Hillary, conociendo un poco las acciones tomadas por su esposo, el tema migratorio estaría abierto, pero tendría un avance lento".

No obstante recordó que en la agenda bilaterial hay otros temas fundamentales como seguridad, inversiones y coinversiones en materia energética, así como comercio internacional; China se está convirtiendo en un peligro para Estados Unidos y México puede ser visto como un socio importante. 

"También existe el tema económico, donde se habla de un hueco financiero de 150,000 millones de dólares, que tendrá un efecto sobre México y en el que nuestro país deberá estar muy atento para participar con ellos en las soluciones, si es posible", asentó.   

Abad Frías enfatizó que a México le conviene estar atento a esa necesidad estadounidense, porque tiene una situación complicada con la apertura del sector agropecuario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).  

Por lo pronto, Estados Unidos está rompiendo varios tabúes como el que una mujer y un hombre de origen afroamericano compitan en la carrera por la presidencia, en una elección que se llevará a cabo el 4 de noviembre.  

Independientemente de quién llegue a la Casa Blanca el debate político estadounidense se está enriqueciendo, lo cual es positivo para México que entiende perfectamente los beneficios de la democracia, del libre comercio y está atento a todo ello.

Ahora ve
No te pierdas