¿Quién sucederá a Fidel Castro?

El líder jubilado no reveló a su sucesor pero existen varios candidatos de la vieja guardia; el ex dictador recomendó que el nuevo gobierno incluya, además, a dirigentes más jóvenes.
Raúl Castro, Juan Almeida, José Ramón Machado Ventura o Abel  (Foto: )
LA HABANA (CNN) -

El convaleciente líder cubano, Fidel Castro, renunció el martes sin revelar quién lo sucederá después de medio siglo en el poder.

Pero, dio algunas pistas.

En un mensaje anunciando su retiro definitivo tras un año y medio de enfermedad, Castro, de 81 años, adelantó que por las venas del nuevo Ejecutivo que será designado el domingo por el Parlamento correrá una mezcla de sangre vieja y nueva.

"Afortunadamente nuestro proceso cuenta todavía con cuadros de la vieja guardia, junto a otros que eran muy jóvenes cuando se inició la primera etapa de la Revolución," escribió en un texto publicado en la portada de Granma, el periódico del gobernante Partido Comunista.

Al frente de los históricos está Raúl Castro, un general que acompañó a su hermano en todas las batallas, fue su mano derecha desde la revolución de 1959 y lo reemplaza en el poder desde que enfermó en julio del 2006.

Raúl es el favorito para sucederlo formalmente en el poder durante los próximos cinco años. Tiene 76 años.

Tres de los actuales cinco vicepresidentes del Consejo de Estado también se forjaron bajo el fuego en la Sierra Maestra.

Son el comandante Juan Almeida, de 81 años; José Ramón Machado Ventura, un influyente miembro del Partido Comunista de 76 años; y el ministro del Interior, general Abelardo Colomé, de 67 años, que se unió a la guerrilla cuando era adolescente.

En el Gobierno provisional de Raúl hay otros veteranos de la guerrilla como el comandante Ramiro Valdés, un ex ministro del Interior de 75 años y ahora al frente de la cartera de Comunicaciones.

Analistas sostienen que la vieja guardia que peleó bajo las órdenes de Castro continuará con las "botas puestas."

"Independientemente de los muchos cambios que se producirán entre los próximos tres a cinco años, debería esperarse que la llamada 'vieja guardia' continúe siendo una fuerza influyente dentro de la actual estructura de poder," sostuvo Domingo Amuchástegui, un ex analista de la inteligencia cubana radicado en Miami desde que desertó en 1994.

En su opinión, los viejos compañeros de armas de Castro son una garantía de "legitimidad histórica" para el nuevo Gobierno.

Al contrario de lo que muchos piensan, los históricos no representan necesariamente un freno para futuras reformas, dijo Amuchástegui.

Pero Castro recomendó que el nuevo Gobierno incluya, además, a dirigentes más jóvenes.

"Dispone igual nuestro proceso de la generación intermedia que aprendió junto a nosotros los elementos del complejo y casi inaccesible arte de organizar y dirigir una revolución," agregó.

Esa generación está encabezada por el vicepresidente Carlos Lage, de 55 años, considerado el "arquitecto" de las reformas económicas de la década de 1990 y un posible candidato a ocupar el actual puesto de primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros si Raúl es nombrado presidente.

Otra figura emergente es el canciller Felipe Pérez Roque, de 41 años, formado políticamente como secretario de Castro durante casi una década y hoy un articulado diplomático capaz de defender el sistema ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

En las calles de La Habana, muchos interpretaron el retiro de Castro como una forma de abrir paso a nuevos dirigentes.

"Hay que poner nuevos pinos para que con la experiencia de los viejos, los nuevos puedan ir hacia adelante," dijo Abigail Pupo, un taxista de 73 años.

La respuesta se sabrá el domingo, cuando el Parlamento vote una lista única de 31 candidatos a igual número de puestos en el Consejo de Estado.

Ahora ve
No te pierdas