Europa advierte a Serbia por violencia

Los actos vandálicos en embajadas podrían perjudicar el acercamiento entre ambas partes; el gobierno serbio se disculpó con EU y dijo que reforzará la seguirdad en las sedes diplomátic
Unas 200,000 personas se unieron a las manifestaciones en co  (Foto: )
BELGRADO (CNN) -

La Unión Europea (UE) pidió el viernes a Serbia que proteja a las embajadas luego de los ataques por el apoyo de Occidente a la secesión de Kosovo, y sugirió que la violencia podría perjudicar sus perspectivas de acercamiento al bloque.

Los manifestantes ingresaron a la embajada de Estados Unidos en Belgrado, e iniciaron un incendio, luego de una masiva protesta estatal por Kosovo el jueves.

Se encontró dentro un cuerpo aún no identificado. También fueron atacadas las misiones británica, alemana, croata y turca.

Washington protestó y el Consejo de Seguridad de la ONU condenó los "ataques mafiosos", que Serbia adjudicó a vándalos aislados.

"Las cosas tendrán que calmarse antes de que pueda recuperarse el clima que podría permitir cualquier contacto para avanzar con los SAA (Acuerdos de Estabilización y Asociación, por su sigla en inglés)", dijo el jefe de Política Exterior de la UE, Javier Solana.

El pacto sobre vínculos más cercanos se inició el año pasado. La UE se ha abstenido de firmarlo hasta que Serbia arreste a sospechosos de crímenes de guerra de las guerras yugoslavas de la década de 1990, que aún están prófugos.

Bruselas busca alejar a los serbios del nacionalismo con la estabilidad relativa, prosperidad y libertad de movimiento que otorgaría la cooperación con el bloque.

Rusia, aliado de Serbia, precisó que los estados occidentales debieron anticipar un contragolpe por Kosovo, considerado por los serbios como el corazón de la nación, hogar ahora de la mayoría albana, y que ha estado bajo dominio de la ONU desde que la OTAN desplazó a las fuerzas serbias en 1999.

"Las personas que abogaban por una proclamación unilateral de la independencia de Kosovo debieron calcular las consecuencias de esta medida", dijo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso a la agencia de noticias RIA.

Estaban programadas manifestaciones para el viernes en la ciudad de Nis, al sur de Serbia, la ciudad kosovar de Mitrovica, de mayoría serbia, y la capital de Montenegro, Podgorica, donde vive una fuerte minoría serbia. La policía informó que habría vigilancia extra en las embajadas.

"Enviará un mensaje claro a las autoridades, a no pensar siquiera en reconocer Kosovo", dijo Dobrilo Dedeic, del Partido del Pueblo Serbio de Montenegro.

Estados Unidos, indignado

El asaltó a la embajada de Estados Unidos en Belgrado, que causó un muerto, provocó la rápida condena de Washington y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que la falta de protección de su embajada -la policía estaba ausente cuando comenzó el ataque- era intolerable y demandó una respuesta del Consejo de Seguridad.

"Los miembros del Consejo de Seguridad condenan en los términos más duros los ataques contra las embajadas en Belgrado, que han resultado en daños a la propiedad de las embajadas y han puesto en peligro al personal diplomático", dijo el organismo de 15 miembros en un comunicado unánime emitido a última hora del jueves.

Avergonzada, Serbia dijo que lamentaba lo que llamó actos aislados de vándalos que no representan a una nación que, aunque amargada por la declaración de independencia de Kosovo el domingo, no quería más violencia.

"Los actos que se cometieron son absolutamente inaceptables, absolutamente lamentables", dijo a Reuters el ministro de Relaciones Exteriores, Vuk Jeremic, en una entrevista. "Dañan la imagen de Serbia en el exterior", agregó el funcionario.

Alemania, Croacia y Gran Bretaña también dijeron que sus embajadas sufrieron actos vandálicos. Medios locales añadieron la de Bosnia y Turquía a la lista.

Alrededor de 200,000 personas acudieron a la manifestación respaldada por el Gobierno.

Jeremic dijo que la policía se vio superada por la que fue la mayor protesta desde que manifestantes asaltaron el parlamento yugoslavo en el 2000 para derrocar al líder nacionalista Slobodan Milosevic.

Pero la policía no se veía por ninguna parte cuando sólo unos pocos manifestantes atacaron la embajada de Estados Unidos por segunda vez esta semana.

Una multitud compuesta por unas 1,000 personas gritaba "Serbia, Serbia", y mientras uno quitaba la bandera estadounidense de su mástil otros saltaban a un balcón, con una enseña serbia.

El humo comenzó a salir de la embajada cuando se lanzaron periódicos y sillas por las ventanas y las puertas en llamas fueron encajadas en los marcos.

Funcionarios estadounidenses dijeron que en ese momento sólo había personal de seguridad en la embajada, y estaba en otra zona del edificio.

La policía antidisturbios llegó más tarde y lanzó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud. Un cadáver carbonizado fue encontrado posteriormente en el interior del edificio, y probablemente se trate del cuerpo de un manifestante muerto.

La embajada informó que el personal estadounidense estaba ileso y que los efectivos encargados de la seguridad del edificio no se habían involucrado en combates.

Autoridades hospitalarias señalaron que alrededor de 150 personas resultaron heridas en los enfrentamientos callejeros, entre ellos 30 policías y periodistas.

El Consejo de Seguridad dijo que una Convención de Viena de 1961 obliga a los gobiernos anfitriones a proteger las embajadas, pero asimismo reconoció las medidas tomadas por las autoridades serbias para restaurar el orden.

Ahora ve
No te pierdas