Urge la libertad de Ingrid: Colombia

El presidente Álvaro Uribe dijo que con la salud y vida de una persona no se puede chantajear; los ex rehenes han dicho que la ex congresista Betancourt corre grave peligro en su secuestro.
Con la salud, con la vida no se puede chantajear, dijo el ma
BOGOTÁ (CNN) -

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, urgió el viernes a la guerrilla la liberación unilateral e inmediata de la secuestrada política Ingrid Betancourt, gravemente enferma y quien contempla la muerte como una "opción dulce" para poner fin a su sufrimiento.

Los cuatro ex congresistas entregados el miércoles por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a una misión humanitaria que lideró Venezuela dijeron que Betancourt está gravemente enferma, deprimida y que su vida corre peligro.

"Ahora estamos ante una angustia porque los testimonios de los liberados confirman que es grave el estado de salud de la doctora Ingrid Betancourt, que hay enfermos", dijo Uribe en declaraciones a periodistas.

"Con la salud, con la vida no se puede chantajear, esos chantajes los han hecho terroristas como Hitler y ahora las FARC, por eso no se puede aceptar", precisó el mandatario.

El ex senador Luis Eladio Pérez reveló que la ex candidata presidencial, secuestrada en febrero del 2002, es sometida a tratos crueles por sus captores, ha estado encadenada a un árbol y la obligan a caminar descalza para evitar una fuga, después de varios intentos fallidos.

"Nosotros urgimos la liberación unilateral, inmediata, de los secuestrados que tienen su salud afectada, que están enfermos", afirmó Uribe, quien con el apoyo de Estados Unidos impulsa una ofensiva militar contra la guerrilla.

La declaración del mandatario se produjo horas después de que fue revelada una carta en la que Betancourt, de 46 años y madre de dos hijos, le dice a su esposo Juan Carlos Lecompte que el sufrimiento que padece hace que la muerte le parezca "una opción dulce".

"Estoy cansada de sufrir, de llevarlo por dentro todos los días, de decirme mentiras a mí misma y de ver que cada día es igual al infierno del anterior", escribió en noviembre la política.

"Siento que la vida de mis niños está en stand-by, esperando a que yo salga, y su sufrimiento diario hace que la muerte me parezca una opción dulce", dijo Betancourt en una parte de la carta cuyo contenido había permanecido en secreto.

Uribe también pidió a las FARC aceptar el ingreso de una misión internacional humanitaria para que preste atención médica a los rehenes enfermos y reiteró que dará todas las garantías para que los rebeldes hagan nuevas liberaciones.

Chávez tiene la fórmula

Las FARC mantienen secuestrados a 40 rehenes políticos, incluida Betancourt y tres estadounidenses que buscan intercambiarlos con el Gobierno por 500 rebeldes encarcelados.

Pero las posiciones inflexibles de las partes han impedido llegar a un acuerdo para poner fin a la crisis de rehenes, algunos de los que completaron 10 años privados de la libertad en campamentos rebeldes en medio de la selva.

Uribe dijo que su Gobierno hace todos los esfuerzos para conseguir la liberación de los rehenes, sin ceder en puntos que no puede.

El mandatario se opone a retirar durante 45 días a sus Fuerzas Armadas de una zona montañosa de 780 kilómetros cuadrados para negociar un acuerdo humanitario y a que los guerrilleros que eventualmente sean excarcelados retornen a la lucha armada.

El ex congresista Orlando Beltrán, uno de los liberados esta semana por las FARC, dijo que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tiene una fórmula para liberar a la política colombo francesa.

"Ingrid: he hablado con el presidente Chávez y hay una esperanza. No la puedo decir, pero aguanta Ingrid", declaró a Caracol radio.

Pese a que Uribe canceló en noviembre la mediación de Chávez ante las FARC para lograr la liberación de los rehenes, lo que provocó la peor crisis diplomática en años entre los gobiernos de Bogotá y de Caracas, el mandatario venezolano mantiene un papel activo en ese objetivo y entre enero y febrero la guerrilla le ha entregado a seis secuestrados.

Uribe declaró que espera que se abra un camino que permita la liberación de Betancourt y de los demás rehenes enfermos.

"Esperamos que se abra de alguna manera la liberación unilateral de los enfermos, de aquellas personas que tienen ese grave riesgo de salud, para lo cual el Gobierno contribuirá con toda la seriedad como lo ha hecho en las dos ocasiones recientes en las cuales se ha liberado unilateralmente a compatriotas que estaban secuestrados", aseguró el presidente.

Los testimonios de los ex congresistas sobre la salud de la política despertaron una gran presión internacional, principalmente en Francia, donde Betancourt se convirtió en un símbolo del secuestro y del drama por el conflicto interno que sufre Colombia desde hace más de cuatro décadas.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo que está dispuesto a venir personalmente a la frontera entre Venezuela y Colombia a buscar a la política si fuera liberada por las FARC, mientras que pidió su inmediata libertad aduciendo que es un caso de vida o muerte.

Ahora ve
No te pierdas