Candidatos españoles ‘lanzan’ golpes

En el segundo debate Zapatero y Rajoy criticaron la credibilidad en temas como seguridad y prec ambos candidatos lanzaron promesas antes anunciadas y burlas por sus malos gobiernos.
Las elecciones se celebrarán el próximo domingo en España. (  (Foto: )
MADRID (Notimex) -

Los candidatos a la presidencia de España lanzaron dardos a la credibilidad de ambos en el segundo y último debate transmitido en todo el país;

El candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), José Luis Rodríguez Zapatero, y el del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, se encontraron de nuevo en un "cara a cara" en un foro de televisión.

Se habló en clave de revelar las mentiras del contrario, en materia de educación, de seguridad, de macro y microeconomía, de terrorismo y empleo, de vivienda, de desarrollo sostenible, de inmigración, del entorno de Europa y hasta del precio de las patatas.

"Usted debe pedir perdón a los españoles señor Rajoy, por haber asegurado que el atentado del 11-M lo cometió Al-Qaeda", exigió Rodríguez Zapatero. "No", desenfundó Rajoy, "el que debe pedir disculpas es usted por mentir a los españoles sobre ETA".

Por momentos las frases se atropellaban, las palabras se encimaban, los turnos para hablar se dejaron de lado. La moderadora Olga Viza, de la Academia de la Televisión, hizo de invitado de piedra. "Diga la verdad de las cosas, Rajoy, por Dios", "yo quiero la verdad sobre ETA señor zapatero".

"Usted mintió a los españoles cuando negoció con ETA, usted mintió cuando ha permitido." y así transcurrieron del minuto 50 al 60, justo a la mitad del debate. "Usted sí que les ha mentido a los españoles", insistía Rajoy. "Nunca jamás", refutó Zapatero.

Antes, el encontronazo fue por el alza de los precios en los alimentos, en el que aprovecharon para discutir cuándo habían subido más las patatas, el pollo y la leche, si en el gobierno del Partido Popular o en el de Partido Socialista.

Armados ambos con portadas de periódicos y gráficas que pretendían demostrar las mentiras del contrario, los candidatos abordaron la política económica y también la de seguridad.

Ignorando que ya existe uno, el presidente y candidato Zapatero ofreció crear un observatorio de precios, lo que su rival aprovechó para encajar un golpe.

"Ya hay un observatorio de precios señor Rodríguez Zapatero, está en el Ministerio de Agricultura, y dice que los precios han subido mucho más en su período que durante los gobiernos del PP. Ya hay un observatorio señor Zapatero, si quiere usted crear otro, adelante, pero no hace falta".

Luego habría oportunidad de emparejarse. "¿Usted habla del alza de precios señor Rajoy? Usted se ha acordado de los precios y la economía ahora que hace campaña, porque lleva toda la legislatura haciendo campaña con el terrorismo. Los precios le han importado siempre un bledo".

Fueron dos horas de intercambio de ideas, de enumeración de promesas antes anunciadas, de recordarse las malas prácticas cuando el otro estuvo en el gobierno.

Los españoles presenciaron así el segundo debate practicado, para los que hubieron de esperar 15 años, en un formato acordado en su totalidad por los dos partidos políticos más votados y en el que las televisoras se limitaron a la retransmisión de la señal.

"Esta vez, a diferencia de lo sucedido en 1993, venía todo más tasado por los partidos", confesó antes del primer debate, su moderador, Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de Televisión y moderador también del primer debate de la democracia, entre José María Aznar y Felipe González.

El último round de la lucha a dos caídas terminó, en una elección en la que para algunos analistas, más allá de la presidencia española se juega la vida o la muerte política para ambos protagonistas.

Ahora ve
No te pierdas