Texas, punto de quiebre para Hillary

De no ganar las elecciones del estado sureño, Hillary Clinton podría abandonar su precandidatur Barack Obama está a la cabeza en las encuestas de Texas y ha ganado 11 contiendas consecutivas.
De no ganar, Hillary tendría que dejar la carrera presidenci
HOUSTON (CNN) -

Se suponía que Texas sería el bastión de apoyo para Hillary Clinton en la contienda por la nominación presidencial demócrata, sin embargo, podría terminar siendo su última batalla.

El amplio liderazgo de la ex primera dama en los sondeos del segundo mayor estado de Estados Unidos desapareció, y según expertos, la posibilidad de que éste sea su último enfrentamiento ante Barack Obama está en aumento.

Efectivamente, el buen momento por el que pasa la candidatura del senador por Illinois amenaza con destruir las aspiraciones presidenciales de Clinton.

Tras ganar 11 contiendas electorales consecutivas, Obama supera levemente a Clinton en los sondeos de Texas, borrando la ventaja que mantenía la senadora por Nueva York hace un mes.

De acuerdo a un estudio realizado por Reuters, C-SPAN y Houston Chronicle publicado el sábado, Obama lidera las preferencias de los votantes con un 45% frente a un 43% de Clinton. El sondeo tiene un margen de error de 4 puntos porcentuales.

El martes será día de elecciones en Texas y Ohio, en unas primarias en las que Clinton está obligada a ganar.

"Es la última oportunidad para Hillary y cada vez parece más que no será exitosa", dijo Matthew Wilson, cientista político de la Universidad Metodista del Sur, en Dallas.

"En este momento a Obama no le puede ir mal, está avanzando de manera increíble (...)", agregó.

Supuestamente, Texas sería el estado estrella de Hillary.

Los Clinton construyeron grandes vínculos con los demócratas en Texas durante la campaña presidencial de George McGovern, en 1972, y están ligados históricamente a los votantes hispanos y de color.

Sin embargo, de acuerdo a los recientes sondeos, Obama está ganando espacio dentro de la coalición de Clinton al dividir el voto blanco y contar con el apoyo de los votantes de color.

Pero aún así, Clinton espera que el voto hispano la favorezca.

De acuerdo a algunos estimados, los hispanos representan cerca de el 20% o más de los votantes registrados en Texas, mientras que la población de color llega a un 12% y los blancos a un 66%.

Un estudio realizado por la Universidad A&M de Texas entre el 18 y el 24 de febrero mostró que los hispanos favorecen a Clinton con un 62% frente a un 22% de Obama.

Sin embargo, un sondeo más reciente realizado por Reuters, C-SPAN y Houston Chronicle entre el martes y el jueves arrojó que la llegada de Clinton entre los hispanos cayó a 55% frente al 33% de Obama.

Ahora ve
No te pierdas