Tibet queda sitiada tras disturbios

China ordenó la salida de turistas del Tibet luego de que los disturbios dejaron 30 muertos; soldados a pie y en vehículos blindados patrullan las calles y aplican el toque de queda.
En las calles de Lhasa aún se pueden ver algunos manifestant
BEIJING (AP) -

China ordenó el sábado la salida de los turistas de la capital del Tibet mientras soldados a pie y en vehículos blindados patrullaban las calles y aplicaban un estricto toque de queda, un día después de disturbios que, según un grupo de exiliados tibetanos, han dejado por lo menos 30 manifestantes muertos.

Las protestas contra el régimen chino en el Tibet iniciadas el lunes son las más numerosas y violentas en la región en casi dos décadas. Se han propagado a otras zonas de China como también a las vecinas Nepal e India, entre otros países.

El gobernador chino en el Tibet prometió castigar a los revoltosos, mientras las autoridades policiales chinas instaban a los manifestantes a entregarse para el martes o enfrentar castigos no especificados.

Las protestas comenzaron en el aniversario de un levantamiento en 1959 contra el régimen chino en el Tibet.

Durante los siglos, Tibet formó parte en algunas épocas de los imperios dinásticos chinos. Las fuerzas comunistas invadieron y se apoderaron de la región en 1950.

Igualmente el sábado, la policía disolvió una manifestación de apoyo a los nacionalistas tibetanos en la provincia occidental china de Gansu. Hubo otras con el mismo fin en Australia, la India y Nepal.

Las calles de Lhasa estaban el sábado mayormente vacías debido al toque de queda. Testigos oculares dijeron que la policía patrulla las calles bastón en mano mientras siguen humeando los incendios causados el viernes. Las informaciones sobre detenciones y muertes han variado y no pudieron ser confirmadas de forma independiente.

La agencia noticiosa oficial china Xinhua dijo que 10 personas -entre ellas dos empleados de un hotel y dos propietarios de comercios- murieron abrasados, aunque entre los heridos no hubo extranjeros.

El gobierno tibetano exiliado en la India dijo que al parecer murieron unas 100 personas, según fuentes no confirmadas.

La agitación surgió dos semanas antes de comenzar los festejos por las olimpiadas chinas, con el relevo de la antorcha olímpica, que pasará por el Tíbet.

El vocero del Comité Olímpico de Beijing, Sun Weide, dijo que la agitación no repercutirá negativamente en los juegos o el relevo de la antorcha.

Los preparativos para transportar la antorcha olímpica por el monte t Everest y el Tíbet ''han transcurrido sin contratiempos y según el calendario fijado'', dijo Sun.

''El montaje de las olimpiadas de Beijing es un sueño de 100 años para el pueblo chino y creo que el pueblo chino, incluyendo nuestros compatriotas en el Tíbet, están ansiosos por organizar los juegos'', agregó Sun.

Estados Unidos y otros gobiernos han pedido a China que haga un alarde de autocontrol con los manifestantes, aunque el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge no quiso formular comentarios por ''carecer de detalles''.

''No es ese nuestro trabajo'', se justificó Rogge ante los periodistas durante una visita a Puerto Rico. ''No somos una organización activista''.

Ahora ve
No te pierdas