Cárdenas pide anular elecciones PRD

El líder moral del partido consideró en una carta que se debe de nombrar a un presidente interi Cuauhtémoc alertó que el “lodazal” del proceso electoral daña a esta fuerza política.
El líder moral del PRD pidió nombrar a un presidente interin
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Ante el desaseo con el que se ha conducido la elección interna del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, fundador de ese instituto político, llamó a anular la elección perredista y nombrar a un presidente interino.

En una carta publicada en su portal de Internet, el ex dirigente nacional del PRD y tres veces candidato a la presidencia de la República acabó con el silencio que hasta ahora había mantenido.

En el documento de 12 párrafos, el llamado líder moral del partido del sol azteca hace hincapié en que el proceso para renovar las direcciones nacional, estatales y otras representaciones en PRD ha llegado a altos grados de desaseo y confrontación.

"Lo extremo de su degradación reclama de sus miembros acciones drásticas y decisivas", si es que realmente se quiere contar con un partido político con autoridad moral, expone.

Cárdenas dice que sólo así el partido y sus integrantes tendrán capacidad de acción para ser efectivos en las luchas reivindicatorias con las que se encuentra comprometido desde su nacimiento.

Severo, indica que ante el lodazal en que se ha sumido el proceso y la rispidez de la confrontación entre los grupos que se proclaman ganadores, la realidad vivida en estos días deja ver que el organismo conductor de ese proceso y la dirección formal del partido, han perdido la capacidad para preservar la legalidad estatutaria.

Alerta que quienes hoy se disputan el triunfo no han cumplido con el ofrecimiento público de conducirse en todo el proceso electoral con estricto apego a los principios estatutarios del partido y en condiciones de efectivo compañerismo.

La conducta que han tenido "contradice su palabra y traiciona a quienes creyeron en ella", señala en el documento, que tiene como destinatarios los miembros del PRD. Esos comportamientos, manifiesta, "han provocado un daño irreversible a la organización.

También ha ocasionado "un fuerte retraso y un daño que tendrá un altísimo costo de recuperación al proyecto de reivindicaciones nacionales y populares en el que, hace ya más de dos décadas, millones de mexicanos han puesto sus esperanzas y cuya realización han impulsado con tesón, lealtad y valor".

"Aceptar que de un proceso como ese puedan surgir resultados válidos legal y moralmente, sería caer en su misma suciedad", dice.

Esas prácticas "sólo favorecen a quienes se han opuesto y han buscado la destrucción de ese proyecto reivindicatorio, y hacerse cómplice de ellas y fallar en el compromiso ante esos millones de mexicanos".

Cárdenas Solórzano hace una severa crítica por la posibilidad de que en la resolución del conflicto electoral haya injerencia externa, posibilidad que planteó el presidente del Comité Técnico Electoral, Arturo Núñez.

Dicha acción mostraría la incapacidad del propio árbitro electoral y de los órganos de gobierno del partido para conducir su vida interna, expuso el fundador del partido del sol azteca.

No responden hoy a los principios con lo que se convocó a la formación del PRD quienes se muestran complacientes con la conducta corrupta de sus partidarios, quienes se descalifican acremente y disputan por encabezar un partido en cuya destrucción no paran.

En esas condiciones, señala, el Comité Técnico Electoral y la dirección formal del partido no tienen otro camino que declarar "la anulación" de las elecciones que se celebraron el pasado domingo.

Es momento de asumir responsabilidades y no dudar en tomar decisiones, "es momento de comenzar de nuevo, de no temer a la renovación y al renacimiento", subraya.

Correspondería al Consejo Nacional, añade, designar a un presidente provisional y darle plenas facultades para el gobierno y la conducción del partido durante la transición, que debe abrirse desde este momento y hasta la elección de una nueva dirección.

En su carta, el michoacano enfatiza que una vez hecha la designación este Consejo Nacional deberá disolverse, al igual que todos los demás órganos de gobierno del partido.

La responsabilidad del presidente provisional sería poner en práctica una política hacia el interior y el exterior del partido que represente una verdadera regeneración, con la que se identifiquen los miembros del PRD leales a sus principios fundacionales.

También habrá de considerar la elaboración de un nuevo padrón de militantes que resulte confiable para todos, así como sancionar sin contemplaciones toda violación a la legalidad interna.

Ese presidente interino, expresa, debe poner fin al sistema corporativo y clientelar de cuotas en la integración de los cuerpos de dirección y en la selección de candidatos a cargos de elección popular. Que dentro y fuera se reconozca por la ética en las conductas y por la autoridad moral recuperada.

En sus condiciones actuales, agrega, el partido está incapacitado para cumplir con el compromiso que tiene con el pueblo y la nación desde que surgió el movimiento reivindicador de 1988.

"El partido, sucio y lastrado como se encuentra hoy por las violaciones a sus reglas internas y los vicios en las conductas de muchos de sus dirigentes y militantes, pierde su condición de instrumento de lucha por la soberanía de la nación y por la democracia", puntualiza.

Cuauhtémoc Cárdenas concluye su carta a los perredistas con el señalamiento de que "es tiempo de recuperar el camino".

Ahora ve
No te pierdas