Cuba descentraliza su agricultura

El Gobierno federal cubano ya no tomará las decisiones agrícolas, ahora lo harán los municipios la isla tiene aproximadamente 250,000 granjas familiares y 1,100 cooperativas privadas.
La región apuesta por un cultivo global. (Archivo)  (Foto: )
LA HABANA (CNN) -

El Gobierno comunista de Cuba comenzó a descentralizar la agricultura controlada por el Estado, en lo que parece ser la mayor iniciativa económica del nuevo presidente Raúl Castro para reactivar el sector clave.

En reuniones a lo largo y ancho del país, los agricultores están siendo informados de que las decisiones, desde el uso de la tierra hasta la asignación de recursos y ventas ya no serán centralizados por el Ministerio de Agricultura en La Habana, sino tomados por delegados municipales.

Además, las oficinas municipales tendrán más en cuenta las actividades de los agricultores privados y cooperativas, ya no sólo de granjas estatales, dijeron campesinos que asistieron a las reuniones.

"Esto representa un cambio importante desde una visión vertical a una horizontal, además de un cambio en la mentalidad burocrática de nacional a local", dijo un experto agrícola local que, como otros, pidió no ser identificado.

"Están poniendo el proceso de toma de decisiones y recursos más cerca de los productores y admitiendo que el sector privado, con apenas una fracción de la tierra, produce el 70% de los productos agrícolas", añadió.

Analistas describen la descentralización como una "revolución" en la agricultura, la prioridad de Raúl Castro para reducir las importaciones y mejorar la economía.

"Descentralizar el proceso de toma de decisiones en la agricultura es una señal muy clara de que Raúl Castro desea hacer la economía cubana más dinámica y responsable por las necesidades de la población", dijo David Jessop, director del The Caribbean Council, una organización de asistencia al desarrollo en el Caribe con sede en Londres.

Cuba tiene aproximadamente 250,000 granjas familiares y 1,100 cooperativas privadas, una isla de propiedad individual dentro de una economía controlada en un 90% por el Estado. El resto de las tierras son administradas por el Estado y la mitad yacen ociosas.

Gestión más eficiente

Al asumir formalmente el 24 de febrero la presidencia de Cuba tras reemplazar provisionalmente durante más de un año y medio a su convaleciente hermano Fidel Castro, Raúl prometió modernizar la estructura del Estado y hacerla más funcional.

El nuevo modelo reducirá la burocracia en las estructuras agrícolas municipales.

"Al abarcar a los agricultores privados, están aceptando la posibilidad y el valor de modelos alternativos de producción dentro del sistema socialista", dijo Jessop, del The Caribbean Council.

Los delegados del Ministerio de Agricultura asignarán desde ahora los recursos e insumos, controlarán la comercialización y asignarán más tierras a los productores más eficientes.

"Ese delegado municipal, que antes era un transmisor hacia instancias superiores de los problemas que se le planteaban, pues no tenía poder ni recursos para resolver prácticamente nada, es ahora el encargado de resolver todos esos problemas y tiene los medios, hasta donde los haya, para hacerlo", dijo el jefe de una cooperativa en la provincia central de Camagüey.

Cambios estructurales

Raúl Castro habló el año pasado de introducir "cambios estructurales" en la agricultura, con el objetivo de sustituir importaciones y mejorar la oferta doméstica.

 Su discurso, avalado por su convaleciente pero influyente hermano Fidel, fue utilizado más tarde como base de un debate nacional sobre los problemas del país.

"Estas fueron algunas de las cuestiones que se analizaron en las reuniones que se dieron con todos los trabajadores del campo para analizar las formas más convenientes de mejorar el trabajo", dijo el presidente de la cooperativa de Camagüey.

Actualmente el Estado asigna insumos a los agricultores, que, a cambio, deben cosechar los productos y criar el ganado que les indican. Una parte de la producción es comprada por el gobierno a precios fijos y el resto vendido en el mercado.

El Estado duplicó e incluso triplicó desde el año pasado lo que paga por el ganado, la leche y otros productos, además de aumentar los recursos disponibles.

Este mes comenzó a abrir tiendas para que los agricultores compren herramientas, herbicidas, botas y otros suministros por primera vez desde la década de 1960.

Ahora ve
No te pierdas