Guatemala desmiente muerte de El Chapo

La presidencia dijo que el líder del cártel de Sinaloa no murió tras un tiroteo en esta semana; el gobierno guatemalteco cree que El Chapo Guzmán se encuentra en Honduras.
GUATEMALA (CNN) -

Joaquín "El Chapo" Guzmán, el hombre más buscado por la justicia mexicana no está entre las 11 víctimas de una balacera con narcotraficantes que se registró esta semana en el país centroamericano, como se había sospechado, dijo el viernes un portavoz de la presidencia de Guatemala.

Dos de los cuerpos de las víctimas, sosteniendo todavía rifles de asalto M-16, estaban demasiado quemados para poder ser reconocidos y la policía tomó muestras de sangre para identificar si alguno de ellos era "El Chapo" Guzmán, el líder fugitivo del cártel mexicano de Sinaloa de la droga.

"La información que tenemos es que él no estaba dentro de los cuerpos ni de los calcinados tampoco", dijo a Reuters Rolando Robles, un portavoz del presidente de Guatemala, Alvaro Colom.

La oficina de la Fiscalía General dijo que las investigaciones continúan y que las autoridades estaban esperando los resultados forenses completos.

La policía cree que el tiroteo, frente a un hotel cerca de la frontera con El Salvador, fue probablemente por un trato de narcotraficantes que salió mal. Un mexicano fue asesinado y otros tres fueron arrestados en el lugar.

Poco después del enfrentamiento, surgieron rumores de que "El Chapo" podría ser una de las víctimas calcinadas.

"En la mañana estuve con el grupo investigador del caso y creemos que Guzmán está en Honduras", dijo Colom a un diario local.

Guzmán, un héroe para algunos mexicanos pobres que viven en regiones productoras de mariguana y amapola, se fugó en el 2001 de una prisión de alta seguridad escondido entre ropa en una camioneta de lavandería. La última vez que fue arrestado fue en Guatemala en 1993.

Colom, un empresario centroizquierdista, tiene la difícil tarea de combatir a las poderosas bandas del narcotráfico que controlan amplias zonas de Guatemala.

La cocaína de Sudamérica es frecuentemente traficada por Centroamérica en su camino hacia Estados Unidos y los cárteles mexicanos están tomando el control de la mayoría del comercio en la región.

El Gobierno mexicano ha enviado unos 25,000 efectivos, entre soldados y policías, a enfrentar a los cárteles de la droga, en cuya cruenta guerra han muerto más de 700 personas en México tan sólo en lo que va del año.

Ahora ve
No te pierdas