La reforma energética se reactiva

El gobierno calderonista inicia esta semana gestiones con los legisladores con miras a la refom Kessel llama a los partidos a un diálogo “abierto, objetivo y sereno” sobre la reforma energéti
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

México iniciará de nuevo esta semana pláticas con partidos de oposición sobre una planeada reforma energética, reduciendo la posibilidad de que una ley sea aprobada antes de que termine el período de sesiones del Congreso el último día de abril.

La secretaria de Energía, Georgina Kessel, dijo que el gobernante Partido Acción Nacional (PAN) presentaría un nuevo diagnóstico sobre los problemas de la industria petrolera a legisladores de oposición en los próximos días y que espera que así se puedan formar las bases de la iniciativa de reforma.

Semanas de debate en el Senado han fracasado en alcanzar un consenso sobre la propuesta de reforma energética, en medio de una fuerte oposición de legisladores del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) a la idea de alianzas con capital privado en la industria, controlada por el Estado.

Legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) cuyo voto es también necesario para sacar adelante la reforma, se han vuelto más reticentes.

El plan del PAN de iniciar un debate más fresco parecía señalar que el presidente Felipe Calderón esperaría conseguir una profunda reforma en lugar de cambios superficiales que no incluyen socios privados.

El Gobierno buscaba inicialmente haber podido enviar una propuesta multipartidista a los legisladores antes de que teminara marzo.

“Este tema es tan relevante e importante que creemos que debe ser analizado a profundidad y que podemos encontrar juntos las soluciones a las problemas de Pemex”, dijo Kessel este domingo acompañada por el director general de Pemex, Jesús Reyes Heroles.

Después de años de falta de inversión, el monopolio estatal petrolero Pemex enfrenta una baja tanto en su producción como en sus exportaciones. La empresa descubre sólo un barril nuevo de reservas de crudo por cada dos que extrae.

Pemex dice que a menos de que pueda asociarse con empresas extranjeras para acelerar su acceso a petróleo en aguas profundas, no podrá compensar el declive de su gigantesco yacimiento Cantarell lo suficientemente rápido para evitar una seria caída en la producción.

“Los estudios técnicos nos señalan claramente que dentro de 13 años, es decir en 2021, tendremos un déficit de 1.8 millones de barriles diarios respecto a la plataforma de producción actual”, dijo Kessel en conferencia de prensa.

“Cada día que dejamos pasar, perdemos oportunidades”, añadió.

Polémica

México es uno de los tres principales abastecedores de crudo a Estados Unidos y crucial debido a su estabilidad política, pero su producción petrolera ha decaído desde su máximo nivel en el 2004 y ha estado por debajo de su meta de 3 millones de barriles diarios en los últimos cinco meses.

“Es urgente enriquecer el portafolio de proyectos de Pemex, para que dentro de una década puedan recuperarse reservas de hidrocarburos adecuadas y, al mismo tiempo, mantener la plataforma de producción en niveles similares a los actuales”, dijo Reyes Heroles.

El funcionario dijo también que barreras a la inversión privada significan que México pronto tendrá que importar 50% de su consumo de gasolina para cubrir un déficit en su capacidad de refinación, arriba del 40% actualmente.

Kessel llamó a un diálogo “abierto, objetivo y sereno” sobre la reforma energética, que se ha impregnado de una acalorada polémica entre legisladores en los últimos días.

Con sondeos mostrando que la mitad de los mexicanos se oponen a reducir barreras a la inversión privada, el influyente líder perredista Andrés Manuel López Obrador, que perdió los comicios presidenciales del 2006, ha estado liderando protestas en las calles en contra de los planes de reforma del PAN.

López Obrador ha amenazado bloquear carreteras, aeropuertos e instituciones petroleras y ha advertido que puede haber violencia en las protestas.

Pruebas preliminares han indicado que México podría tener 30,000 millones de barriles de crudo en aguas profundas en el Golfo de México, el doble de las reservas probadas al cierre del 2007.

Los impuestos que paga Pemex son de alrededor del 40% de los ingresos fiscales del Gobierno y una ley petrolera -el proyecto más ambicioso de Calderón hasta ahora- buscaría darle a Pemex más autonomía y aumentar su eficiencia.

Ahora ve
No te pierdas