El Papa se disculpa por curas pedófilos

Benedicto XVI admitió que este tipo de abusos causó un daño indescriptible y dolor a las víctim el escándalo sexual en EU costó a la iglesia católica unos 2,000 millones de dólares.
El estadio de béisbol de Washington sirivó para celebrar una
WASHINGTON (CNN) -

El Papa Benedicto XVI, celebrando una misa para 45,000 personas en un estadio, reconoció el jueves que el escándalo por los sacerdotes pedófilos estadounidenses causó "dolor y daño indescriptible" para las víctimas, pero pidió a los católicos amar a sus pastores.

Por tercer día consecutivo en su visita a Estados Unidos, Benedicto XVI mencionó el escándalo que sacudió a la Iglesia en el 2002 y costó a las diócesis estadounidenses 2,000 millones de dólares de pagos por daños, demostrando su resolución por lidiar con la cuestión y asegurarse de que no ocurra nuevamente.

"Ninguna palabra mía puede describir el dolor y daño infringidos por dicho abuso", dijo en un sermón en una misa en Nationals Park, un nuevo estadio que alberga su primer evento no relacionado con el béisbol.

Los carteles publicitarios que flanquean el marcador fueron cubiertos por banderas estadounidenses. Una gran bandera papal amarilla y blanca ondeaba en el campo izquierdo, y un sello papal cubría la base, en tanto el Papa ofició la misa desde un altar sobre una plataforma en el campo central.

Benedicto XVI, que arribó el martes a Washington en su primera visita a Estados Unidos como Pontífice, dio la misa mientras sonaba música de las culturas e idiomas del crisol estadounidense.

"Es importante que aquellos que sufrieron reciban la afectuosa atención pastoral. Tampoco puedo describir adecuadamente el daño que ha provocado dentro de la comunidad de la Iglesia", declaró durante la misa.

Pero agregó que se hicieron grandes esfuerzos para lidiar "honesta y justamente" con las secuelas del escándalo, que estalló cuando se descubrió que sacerdotes que habían abusado de niños fueron transferidos en vez de apartados de su ministerio o entregados a la policía.

En declaraciones desde un elevado altar blanco y dorado sobre una plataforma, el Papa pidió a los católicos estadounidenses fomentar la sanación y reconciliación con las víctimas, pero añadió: "También les pido que amen a sus sacerdotes y que los afirmen en el excelente trabajo que hacen".

La postura de la Iglesia siempre ha sido que una cantidad extremadamente pequeña de sacerdotes, menos del 1 por ciento, son abusadores, mientras que una mayoría abrumadora es fiel a su vocación y protege a los niños.

La Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual de Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado antes de la misa, diciendo que quería más acciones por parte del Papa.

"A pesar de hacer breves declaraciones en dos oportunidades sobre el continuo abuso sexual de niños por parte de la Iglesia y el escándalo por el encubrimiento, aún no hemos visto acción. Ningún niño está a salvo hoy por lo que dijo el Papa", dijo Barbara Dorris, de SNAP.

Bill Fay, un católico de Rockville, Maryland, que asistió a la misa, dijo que el escándalo no afectó su fe y que decidió mantener a sus hijos en escuelas católicas. Pero fue crítico por la manera en que la Iglesia manejó la crisis.

Ahora ve
No te pierdas