El Papa recibe libro “de la vergüenza”

Benedicto XVI recibió un documento con los nombres, sin apellidos, de las víctimas de pederasti tuvo un encuentro con una docena de 'sobrevivientes' de abusos sexuales de sacerdotes.
El papa Benedicto XVI bendice a un niño en su tercer día en  (Foto: )
NUEVA YORK (Notimex) -

El papa Benedicto XVI recibió un libro con los nombres, sin apellidos, de un gran número de víctimas de pederastia, el cual le entregó el arzobispo de Boston, el cardenal Patrick O’Malley, informó hoy el vocero vaticano Federico Lombardi.

La entrega fue uno de los momentos de mayor "conmoción" en la reunión que sostuvo el pontífice la víspera con un grupo de víctimas de la pederastia en Estados Unidos, añadió.

"Parece que se ha recorrido un largo camino y que de la página de la vergüenza y del dolor de la Iglesia americana se pueda pasar a la de la esperanza, de la purificación y de la reconciliación", dijo Lombardi.

La reunión, añadió, fue "muy simple, vivida en gran discreción y con pocas personas; ha sido sustancialmente un encuentro de oración, desarrollado en un clima de gran conmoción", señaló.

Pese a no estar programado en el itinerario oficial y por insistencia de algunos fieles, el líder católico decidió recibir en la capilla de la nunciatura apostólica de Washington, a poco más de una docena de "sobrevivientes" de los abusos sexuales de algunos sacerdotes.

Según lo revelado por Lombardi a través de la Radio Vaticana desde Nueva York, Benedicto XVI dirigió palabras "muy sinceras y conmovedoras, palabras coherentes con lo que ya había dicho en los discursos precedentes, pero ahora a personas concretas que estaban frente a él".

"Cada uno de los asistentes pasó frente al líder religioso, puso sus manos en las del Papa, quien las mantenía estrechadas; cada uno de ellos pudo expresar, superando la conmoción, algo de su historia personal", confió.

"Pero, sobre todo -agregó-, de la esperanza de vivir serenamente, en una serenidad reencontrada con la propia vida en la Iglesia".

Indicó que algunas de las víctimas lograron pronunciar palabras de "enorme gratitud" con el Papa por su atención y sus rezos, en un encuentro que duró unos 20 minutos en total, pero "dejó una marca profunda en todos los presentes".

Desde el inicio del viaje apostólico a Estados Unidos, Benedicto XVI habló abiertamente sobre los escándalos de pederastia del clero, que en 2002 provocaron la peor crisis de la Iglesia católica en este país.

Luego en varias intervenciones públicas expresó su "vergüenza" por lo ocurrido, pidió atención a las víctimas, protección a los niños para que no vuelva a ocurrir y aseguró que ninguna persona con desviaciones de este tipo podrá ser sacerdote.

Ahora ve
No te pierdas