Nacionalizar, estandarte en Venezuela

La celebración del 1 de mayo se caracterizó por la propaganda oficial contra las multinacionale Hugo Chávez anunció un aumento del 30% al salario mínimo.
CARACAS (CNN) -

Simpatizantes del presidente venezolano Hugo Chávez celebraron el jueves el Día del Trabajador con una multitudinaria marcha, en la que criticaron al "imperialismo", a las empresas transnacionales y apoyaron los planes de nacionalización lanzados por el Gobierno.

Con pancartas contra multinacionales, como Coca Cola y la cementera mexicana Cemex, además de peticiones de ajustes salariales -tanto a organismos públicos como privados-, los oficialistas desfilaron por vías principales de la capital hasta la sede de la vicepresidencia.

Con sus habituales camisetas y gorras rojas, que identifican al chavismo, miles de personas gritaron consignas en contra de opositores y empresas privadas, que acompañaron con cantos y silbatos.

Chávez, un fiero crítico del Gobierno estadounidense, anunció en la víspera un aumento del salario mínimo del 30%, equivalente a unos 371.6 dólares, así como un ajuste del sueldo del mismo porcentaje a todos los trabajadores públicos.

"Hemos recibido muy gratas impresiones de toda la gente que nos encontramos en la calle (...) por los anuncios hechos por el Presidente de la República", dijo a la televisión estatal el legislador Francisco Torrealba.

Sin embargo, sectores de oposición se congregaron en otro punto del centro de Caracas para protestar por las políticas del Gobierno y contra lo que calificaron un ajuste insuficiente del salario mínimo frente a la elevada inflación de la nación de un 22.5% en el 2007, la mayor de América Latina.

En los años recientes, las manifestaciones del Día del Trabajador se han visto marcadas por la polarización en torno a Chávez, quien sobrevivió a un golpe de Estado en el 2002.

Los "chavistas" también expresaron su apoyo a los recientemente anunciados procesos de nacionalización de las tres mayores cementeras en el país y de la siderúrgica Ternium Sidor, en una política que ya ejecutó el Gobierno de Chávez en los sectores petrolero, energético y de telecomunicaciones.

Asimismo reiteraron su rechazo al "imperialismo" estadounidense, país con el que Chávez tiene complicadas relaciones pese a ser el mayor cliente petrolero de Venezuela.

Newsletter
Ahora ve
México y otros 13 países se unen al llamado que la OEA hace a Venezuela
No te pierdas