Hillary Clinton, bajo la sombra de Bill

La imagen del ex presidente de EU sigue siendo controversial para la senadora de Nueva York; su alto perfil plantea la duda de quién estará de verdad a cargo en una nueva administración Cl
Algunas declaraciones del ex presidente de EU han ofendido a  (Foto: )
HOPE MILLS, EU (CNN) -

El ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton ha sido a veces criticado por ser una distracción perjudicial en el intento de su esposa de presentarse a la presidencia por el Partido Demócrata, pero esta semana, en una gira de campaña en Carolina del Norte, mantuvo firmemente la atención sobre ella.

Durante un recorrido de dos días a través de pequeñas ciudades en el estado, el ex mandatario abogó incisivamente por la senadora Hillary Clinton y evitó la controversia o siquiera la mención, por nombre, de su oponente, el senador Barack Obama.

"Hillary está hoy en la carrera con una oportunidad real de ganar por gente como ustedes", dijo en Hope Mills.

La senadora de Nueva York está detrás de Obama en Carolina del Norte, que junto a Indiana, votará el próximo martes en la carrera de nominación para enfrentar al probable nominado republicano, el senador John McCain, en la elección de noviembre.

Clinton cimentó su reputación de inteligencia política con una victoria electoral de 1992, pese a los pronósticos.

Ganó la reelección cuatro años después, y su capacidad para cautivar a los votantes en el centro, también fue considerada como un valor para su esposa.

Pero algunas de sus declaraciones han ofendido a votantes o avivado la controversia. Muchos consideraron un comentario que hizo sobre la victoria de Obama en Carolina del Sur como racialmente divisivo y como evidencia de la voluntad de la pareja de hacer cualquier cosa por ganar.

Cuando el mes pasado defendió las afirmaciones de su esposa de que en 1996 aterrizó bajo fuego de francotirador en un viaje a Bosnia como primera dama, se equivocó con algunos de lo hechos y sólo logró reiniciar la tormenta.

Más allá de eso, su alto perfil y frecuentes referencias, en la senda de campaña, a su propia presidencia, plantearon dudas para algunos votantes sobre quién estaría realmente a cargo en una nueva administración Clinton.

Sus discursos del miércoles ante audiencias de unos pocos cientos en Carolina Del Norte fueron comparativamente discretos. En Sanford, se trepó a la caja de una camioneta en un campo para hablar a los votantes. En Lillington, se paró en el porche del frente de la alcaldía, de paneles blancos, con un micrófono en la mano.

Pocas veces inició oraciones con la frase "cuando yo era presidente".

En cambio, habló sobre los planes de su esposa para la economía, los precios del gas, el cuidado de la salud, la educación y la crisis hipotecaria.

"Si Carolina del Norte decidiera que Hillary tendría que ser la próxima presidenta, lo sería", afirmó Clinton en Apex, con su sonrisa característica.

Ahora ve
No te pierdas