Renuncia al partido fundadora del PRD

Rosa Albina Garavito refiere que este partido político agoniza como institución de izquierda; el PRD lo que ha hecho es refuncionalizar al régimen priista, dice la ahora ex perredista.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Desilusionada por el rumbo que ha tomado el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que hace 18 años contribuyó a fundar, Rosa Albina Garavito decidió renunciar a ese instituto político que, dijo, agoniza como instituto de izquierda.

"Lo que estamos viendo es su desaparición, se está desmoronando", aseveró en entrevista quien en este último tramo de su militancia perredista fue compañera de fórmula de Alfonso Ramírez Cuéllar en su búsqueda por la dirigencia nacional del PRD.

Convencida de la decisión personal que tomó y que ante la falta de una dirección de partido hizo pública en una de sus colaboraciones en un medio impreso de circulación nacional, expuso que el PRD está inmerso en los viejos vicios del régimen priista.

"El PRD lo que ha hecho es refuncionalizar al régimen priista. El PRD no nació para derrotar al PRI, sino para disolver un régimen político y lo que ha hecho es reforzar a ese régimen político", dijo.

En tono amable pero con cierta melancolía, la economista de profesión considera que sus últimos años de militancia en el PRD "han sido un largo adiós al partido", lamenta el clientelismo político, la corrupción y la falta de legalidad en que ha caído.

"A lo largo de estos últimos ocho o nueve años todavía hice intentos por incidir en el rumbo del partido, por contribuir a su rescate partiendo de la premisa de que no es patrimonio personal de nadie ni de ninguno de los grupos, sino de las luchas históricas del pueblo mexicano", explicó.

Reconoció que en varios congresos del partido ha habido propuestas, siempre con la preocupación de cómo recuperar un referente de izquierda para un país que necesita una organización de esa ideología democrática, moderna y respetuosa de su legalidad.

No obstante lamentó que hayan sido desdeñados todos los proyectos que se presentaron en la etapa que se vive en el PRD tras los comicios del 16 de marzo y que, a su decir, eran una oportunidad para que el partido "se lavara la cara, diera una disculpa a la sociedad y se iniciara un nuevo rumbo".

Entre ellas citó la anulación del proceso electoral y el nombramiento de una presidencia interina que convocara a la formación de una comisión ciudadana que organizara una asamblea constitutiva de un instituto político que podría llevar el mismo nombre u otro, con el objetivo de "regresar el partido a la sociedad".

En cambio "siguen empecinados en disputarse el botín de las prerrogativas, de las curules y de los espacios de gobierno, y ese no es el objetivo del partido que yo contribuí a fundar, sino el rescate de la nación en beneficio del pueblo de México", subrayó.

Planteó que hoy "estamos muy lejos de eso, pues la descomposición del partido llegó muy lejos, está tocando fondo. No veo ninguna evidencia de que se recupere, los caminos están agotados. Si hubiera visto una mínima posibilidad, me habría abstenido de renunciar".

En ese sentido, Rosa Albina Garavito consideró que tanto a Jesús Ortega Martínez como a Alejandro Encinas Rodríguez, aspirantes a la dirigencia nacional, les importa "un comino" el PRD.

A ellos sólo les interesa "dirigir a toda costa un partido que está en el naufragio profundo sin importar las consecuencias, su interés es usar las prerrogativas del PRD", recalcó.

A decir de la ex senadora, ex integrante del Comité Ejecutivo Nacional y consejera nacional del partido la clase política perredista tiene secuestrado al PRD.

También criticó que éste haya sido entregado de manera oportunista al poder de liderazgos como Cuauhtémoc Cárdenas, en su momento, y ahora de Andrés Manuel López Obrador quien, sostuvo, prácticamente se ha adueñado del partido.

De ello responsabilizó a la izquierda dentro del partido que por oportunismo electoral se ha cubierto bajo el paraguas de esos  "liderazgos carismáticos" para ganar pequeños espacios de poder.

Garavito, quien no descarta la posibilidad de formalizar su renuncia una vez que haya una dirección del partido, aseveró que el PRD está fuera en la lucha contra la participación de capital privado en la industria energética.

"Sabemos que las decisiones las toma López Obrador y el PRD lo que está haciendo es acatarlas, cuando lo que se tendría que hacer es definir de manera conjunta", remarcó.

Garavito expresó que en esta última etapa del PRD ha visto "militantes y dirigentes cansados, militantes asqueados, molestos, pero con poca voluntad de tomar decisiones que cambien el rumbo del partido".

Empero descartó que su decisión de separarse del partido del sol azteca influya en algunos perredistas para hacer lo mismo y dijo que tal vez "pudiera ser una modesta llamada de atención sobre la responsabilidad que la clase política tiene dentro del partido".

Ahora ve
No te pierdas