Chaitén mantiene su actividad en Chile

Las cenizas del volcán alcanzaron la Patagonia argentina, mientras continúa el desalojo de pers la mayoría de los desplazados han sido ubicados en colegios adaptados como refugios.
Las cenizas del volcán Chaitén alcanzaron poblaciones cercan  (Foto: )
PUERTO MONTT, Chile (CNN) -

El volcán chileno Chaitén mantenía el miércoles su actividad con la expulsión de cenizas que ya han alcanzado la Patagonia argentina, mientras que los miles de evacuados de las ciudades vecinas se han convertido en la principal preocupación del Gobierno de Michelle Bachelet.

La mayoría de desplazados de Chaitén y Futaleufú, localidades cercanas al macizo, encontraron refugio en casas de familiares en otras ciudades, pero una parte está en albergues acondicionados en colegios, sobre todo en la ciudad de Puerto Montt, a unos 200 kilómetros de los poblados.

"Estamos trabajando para enfrentar una emergencia gravísima e inédita en la historia de Chile", dijo  en Puerto Montt el ministro de Defensa, José Goñi, encargado por el Gobierno de supervisar la ayuda a los desplazados y la situación general de la zona.

Se estima que más 4,500 personas fueron evacuadas de Chaitén en barcos, uno de los dos medios de transporte hacia la zona, rodeada de fiordos, golfos e islas. Otra forma de acceder es vía aérea.

Desde Futaleufú, más de 1,500 pobladores salieron en autobús hacia ciudades chilenas, atravesando territorio argentino.

Sin embargo, algunos pobladores se resisten a abandonar sus animales y tierras cercanas al volcán, por lo que el Gobierno dispondrá su evacuación obligatoria, según Goñi.

"Hemos tenido muchos desastres y muchas tragedias en nuestro país, pero tal vez como nunca hemos tenido la necesidad de desplazar ciudades enteras y esto nos impone nuevos desafíos tremendos", dijo la presidenta Bachelet al pronunciar un discurso en un acto oficial.

Sacar a los pobladores no ha sido una tarea sencilla para el Gobierno, que ha tenido que lidiar con la complicada geografía de la zona.

Buques de la Armada chilena evacuaron en la víspera hacia ciudades como Puerto Montt y Castro, a los pobladores que quedaban en Chaitén, pintoresca localidad que vivía del turismo, comercio y pesca y que ahora parece un pueblo fantasma con animales vagando por sus calles.

El Gobierno no ha descartado trasladar Chaitén a otra zona, pero prefiere no adelantarse a los hechos.

"Nada está descartado, tenemos que constituir equipos de trabajo que nos puedan dar una visión y perspectivas de más mediano y largo plazo", dijo el ministro Goñi.

Cenizas en Argentina

A diferencia de días pasados, una fuerte niebla cubría el cielo del pueblo de Chaitén, cercano al macizo, y un cambio en la orientación del viento hizo que la columna de ceniza volcánica cubriera además localidades cordilleranas argentinas como Esquel, Corcovado y Trevelin.

Ante esta situación, las principales aerolíneas de navegación de Argentina cancelaron los vuelos hacia la Patagonia.

"El volcán está con el mismo nivel de actividad, por consiguiente todas las medidas de precaución que hemos tomado siguen vigentes", dijo a periodistas en Santiago el ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, tras reunirse con los expertos de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi).

El funcionario recordó que se mantiene la orden de evacuación de 50 kilómetros alrededor del volcán.

La columna de cenizas que emana el Chaitén, situado a unos 1,300 kilómetros al sur de Santiago, es menor con respecto a días pasados, pero expertos explicaron que se debe a que los dos cráteres que tenía se fusionaron en uno sólo en la víspera, cuando creció su actividad con fuertes explosiones.

En los albergues de Puerto Montt se han dispuesto ambientes especiales para niños, peluquerías y enormes comedores. Además grupos artísticos están ofreciendo presentaciones gratuitas a los evacuados.

Muchos de los desplazados tuvieron que abandonar sus casas, animales y bienes, pero quieren volver a su tierra apenas se acabe la situación de emergencia. No les importa que los expertos hayan estimado que pasarán varios meses antes de que pasen los efectos tóxicos de las cenizas en el agua y tierra.

"Creo que nadie ha perdido la fe de volver a Chaitén, a todos nos gustaría, porque ahí están nuestras vidas, nuestras raíces", dijo Carola Pérez, dueña de casa y madre de un hijo, que está albergada junto a su familia en Puerto Montt.

Ahora ve
No te pierdas