Clinton y Obama, los une un mismo fin

En sus discursos de victorias, los contendientes demócratas aseguran que al final se apoyarán; sin embargo, Hillary promete seguir buscando la victoria y Barack se siente cerca de la nominac
Inicia la carrera por la vicepresidencia demócrata y quieren

Hillary Clinton y Barack Obama se repartieron triunfos en las elecciones demócratas de Indiana y Carolina del Norte, respectivamente, y aunque la victoria de cualquiera de ellos es una incógnita, lo que quedó claro para los dos es que en la Casa Blanca debe haber un cambio.
  Clinton prometió que seguirá buscando la nominación presidencial demócrata después de que un triunfo proyectado en Indiana mantuvo con vida sus esperanzas de derrotar al favorito Barack Obama.

La senadora por Nueva York, acompañada por su hija Chelsea y su marido, el ex presidente Bill Clinton, dijo que apoyaría a quienquiera que gane la nominación, mientras prometió seguir buscando luchando después de su derrota ante el senador por Illinois en las primarias de Carolina del Norte.

"Les puedo asegurar, como lo he dicho en muchas oportunidades, que sin importar qué pase, trabajaré por el nominado del Partido Demócrata, porque tenemos que ganar en noviembre", afirmó Clinton.

La ex primera dama se mostró optimista, pese a las señales de que su victoria en Indiana sería reñida.

"Esta noche la victoria es suya", dijo ante los vítores de una multitud, luego de que CBS proyectó que ella había ganado la primaria del estado.

"Esta noche nos recuperamos. Hemos roto el empate y, gracias a ustedes, vamos a toda velocidad a la Casa Blanca. Voy a trabajar con todo el corazón en Virginia Occidental y Kentucky este mes y pretendo ganar en ambos en noviembre", declaró.

Ella pidió apoyo económico para seguir con su campaña y dijo que no tenía intenciones de poner fin a su carrera por conseguir la nominación presidencial demócrata para participar en la elección de Estados Unidos en noviembre.

La senadora por Nueva York, quien sería la primera presidenta de Estados Unidos, necesita una victoria decisiva para contrarrestar la creciente ventaja de Obama y para responder a los críticos que dicen que no tiene opciones de ganar y que debería dar un paso al costado por el bien del partido. 

Clinton reiteró su llamado para que se resuelvan los problemas respecto de las elecciones primarias en Florida y Michigan, que fueron descalificadas porque rompieron las normas del partido sobre las fechas de votación.

Un paso más cerca

Obama dijo el martes que su gran victoria en Carolina del Norte sobre Clinton lo deja un paso más cerca de obtener la nominación presidencial del Partido Demócrata, mientras sus colaboradores predijeron que la lucha entre ambos podría terminar pronto. 

"Quiero agradecer a la gente de Carolina del Norte por darnos una victoria en un gran estado, un estado decisivo y un estado donde competiremos para ganar si soy el nominado demócrata la presidencia de Estados Unidos", indicó Obama a un mitin después de que los resultados iniciales indicaban que ganó la primaria del estado por un amplio margen.

El senador por Illinois dijo que le faltan menos de 200 delegados para conquistar la nominación demócrata para la presidencia de Estados Unidos. 

En un discurso de agradecimiento a sus simpatizantes, Obama criticó a quienes decían que los comicios internos en esa entidad cambiarían el juego en la contienda.

"Hoy, lo que Carolina del Norte decidió es que el único juego que necesita cambiar es el de Washington", dijo entre aclamaciones de sus simpatizantes, que festejaron una victoria que reafirmó su ventaja sobre la senadora por Nueva York. 

Obama negó críticas a su partido, según las cuales, por lo reñido de la competencia, será incapaz de unificarse para las elecciones presidenciales del próximo noviembre.

Explicó que los críticos de los demócratas "han sugerido que el partido está inalterablemente dividido, que los simpatizantes de la senadora Clinton no me apoyarán y que los míos no la apoyarán a ella. Esta noche estoy aquí para decirles que no lo creo", destacó. 

Admitió que ha habido sentimientos lacerados en ambos lados. "Sí, cada lado quiere desesperadamente que gane su candidato, pero al final esta carrera no es sobre Hillary Clinton, Barack Obama o (el republicano) John McCain".

Esta elección, agregó, es "sobre ustedes, el pueblo estadunidense, y sí tendremos un partido y un presidente que pueda dirigirnos a un futuro más brillante". 

En Carolina del Norte estaban en juego 115 delegados y en Indiana 72. El número de delegados es repartido conforme a la proporción de votos obtenida.

Especialistas consideran que al final de las primarias y asambleas, que concluyen el próximo 3 de junio, es posible que ninguno de los dos alcance el número de delegados necesario para la nominación y tenga que ser decidida por los súper delegados, que incluyen congresistas, gobernadores y dirigentes del partido.

Ahora ve
No te pierdas