Hemos debilitado al narco: Calderón

El presidente de México dijo que los asesinatos de jefes policíacos es una respuesta "desespera asegura que buscan recuperar los espacios de impunidad que tenían y que perdieron.
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El presidente de México, Felipe Calderón, dijo el lunes que una reciente ola de asesinatos de jefes policíacos es una respuesta "desesperada" de los cárteles de la droga a la cruzada de su Gobierno contra el narcotráfico.
  Seis altos mandos policiales, entre ellos el coordinador de seguridad regional de la policía federal, Edgar Millán, fueron asesinados la semana pasada en medio de la violenta guerra entre las distintas bandas del narcotráfico y los miles de policías y soldados que llevan adelante los operativos en varios estados del país.

"Hemos debilitado substancialmente sus estructuras operativas y logísticas y ello ha provocado acciones criminales que buscan de una manera desesperada recuperar espacios de impunidad que tenían y que perdieron", dijo Calderón en una rueda de prensa en la residencia oficial de Los Pinos. 

A pesar de los operativos de Calderón, la violencia de los últimos años se incrementó. En 2007 la guerra entre los propios narcos por las rutas de la droga y los enfrentamientos de estos con las autoridades dejaron más de 2,500 muertos, y en lo que va del 2008 las víctimas ya superan las 1,100.

El propio Calderón exclamó la semana pasada un "¡Ya basta!" a la escalada de violencia, cuando los ataques de los narcos dejaron tres mandos policiales muertos. Días después, otros tres aparecieron asesinados. 

"No nos vamos a sumar al abandono, a la cobardía o a la complicidad que permitieron que México llegara esta situación", dijo el mandatario en la conferencia conjunta con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

"Nosotros seguiremos en nuestro propósito a sabiendas de que es una estrategia que sólo rendirá frutos en el largo plazo, que como he dicho, que implicará tiempo, dinero y pérdida de vidas humanas", subrayó. 

El gabinete de Seguridad del Gobierno de Calderón se reunirá el martes en la ciudad de Culiacán, en el norte del país, sede del poderoso cártel de Sinaloa, liderado por Joaquín "El Chapo" Guzmán, el capo de la droga más buscado en México.

La semana pasada, Edgar Guzmán, de 22 años, hijo de "El Chapo", fue asesinado en Culiacán a manos de sicarios de un cártel rival. Además, un supuesto primo del capo del narcotráfico fue arrestado el sábado.

Ahora ve
No te pierdas