12,000 muertos por sismo en China

Autoridades busan rescatar a 18,600 personas que quedaron sepultadas en la ciudad de Mianyang; las lluvias y los destrozos en caminos dificultan la llegada de auxilio a diferentes poblacione
El número de víctimas por el terremoto en China podría eleva
PEKÍN (CNN) -

Autoridades de China informaron este martes que 18,645 personas quedaron sepultadas bajo escombros en la ciudad de Mianyang, cerca al condado de Wenchuan, el epicentro del devastador terremoto del lunes. Unas 3,629 fueron confirmadas muertas.

La cifra de muertos del sismo más devastador de China en tres décadas trepó a más de 12,000, dijo el martes un funcionario de ayuda en desastres, mientras las tormentas dificultaban la tarea de los rescatistas en las zonas más devastadas.

Tareas de rescate

Fuertes lluvias y caminos destrozados obstaculizaban los esfuerzos de los socorristas para acceder a las áreas más afectadas por el terremoto en China, el peor en tres décadas.

Una fuerte replica sacudió la tarde de hoy a Chengdu, capital de Sichuan, luego de otras más leves que se sintieron durante la jornada.

El primer ministro Wen Jiabao, de visita en Sichuan, ordenó a las tropas que limpiaran los caminos a Wenchuan, un área de colinas a alrededor de 100 kilómetros de la capital provincial, Chengdu.

Los daños provocados por el sismo de 7.9 grados de magnitud dejó al área completamente incomunicada.

Pero las lluvias y la nubosidad sobre una provincia famosa por sus reservas de pandas gigantes significaban que los helicópteros despachados hacia allí aún no podrían aterrizar. Paracaidistas pertenecientes al Ejército Popular de Liberación cancelaron un descenso previsto debido a fuertes tormentas, informó Xinhua.

En Dujiangyan -a mitad de camino entre Chengdu y el epicentro- el escenario era de devastación, con edificios reducidos a escombros y cadáveres esparcidos por las calles, algunos sólo parcialmente cubiertos.

Los soldados y las ambulancias recorrían las calles, y los camiones militares diseñados para transportar cargas pesadas ya estaban en el lugar. Pero muchos vecinos permanecían junto a sus derruidas viviendas, o se protegían de la lluvia bajo carpas.

Los rescatistas trabajaron sin descanso durante la noche, retirando cadáveres de casas, escuelas, fabricas y hospitales derruidos por el sismo, que desde Sichuan se propagó por gran parte de China.

Unos 900 adolescentes quedaron enterrados bajo los escombros de una escuela cuya sede de tres pisos colapsó en la ciudad de Dujiangyan. Wen Jiabao hizo tres reverencias de pesar ante algunos de los 50 cadáveres que ya habían sido extraídos, reportó la agencia de noticias Xinhua.

En Chengdu, muchos residentes durmieron en sus autos, temiendo más temblores en una ciudad donde al menos 45 personas murieron y 600 resultaron heridas. El martes, la mayoría de los comercios sufrieron daños y las autoridades estaban evacuando hoteles y grandes edificios.

"No puede desperdiciarse ningún minuto", declaró Wen, geólogo de formación. "Un minuto, un segundo podría significar la vida de un niño", agregó.

En una segunda escuela en Dujiangyan, menos de 100 de los 420 estudiantes sobrevivieron, reportó Xinhua.

El sismo inicial, que el Centro Geólogico de Estados Unidos subió a magnitud 7.9 desde 7.8, fue seguido por una serie de réplicas de diversa intensidad que sacudieron el área durante la noche.

Su fuerza se sintió a través de gran parte de China y remeció edificios en Pekín y Shanghai e incluso en la capital de Tailandia, Bangkok.

El Ministerio de Salud emitió un pedido urgente de sangre, y el Ministerio de Ferrocarriles impuso el estado de emergencia para los trenes que conectan Sichuan con otras provincias.

"El tiempo es vida", señaló un comunicado oficial del Comité Permamente del Partido Comunista.

El terremoto de Sichuan es el más devastador que afecta a China en 32 años, desde que en 1976 un terremoto en el noreste del país causó la muerte de hasta 300,000 personas. Entonces, como ahora, el Partido Comunista mantuvo un estricto control de la información y la extensión del desastre.

Ahora ve
No te pierdas