ONU y Myanmar dan giro positivo

La Organización de Naciones Unidas dice que la junta militan de la isla permitirá entrada de ay la burocracia ha sido un obstáculo grave para operaciones de ayuda y asistencia efectiva en Mya

Naciones Unidas y el gobierno militar de Myanmar pusieron un giro positivo a sus diferencias sobre los esfuerzos de ayuda y la necesidad de reconstrucción de millones de sobrevivientes de un ciclón, durante una conferencia de donantes realizada este domingo en Rangún.

Trabajadores de ayuda dijeron que tres semanas después de que el Ciclón Nargis dejó 134,000 personas muertas o desaparecidas y hasta 2.5 millones de damnificados, partes del delta del Río Irrawaddy aún no han recibido la asistencia mientras el gobierno busca dinero para la infraestructura.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo al encuentro de un día que la burocracia ha sido un "obstáculo grave para organizar operaciones de ayuda y asistencia efectivas".

Pero agregó que "el Gobierno parece estar moviéndose para implementar esos acuerdos", refiriéndose a una promesa que le hizo el viernes el líder de la junta, Than Shwe, de que permitiría el ingreso de expertos en desastre de todas las nacionalidades después de semanas de restricciones.

El primer ministro, Thein Sein, agradeció a los 500 delegados de 50 países por toda la ayuda desde la tormenta y marejada que golpearon al delta y a Rangún, la ex capital, el 2 de mayo.

"Daríamos la bienvenida a cualquier ayuda y asistencia que sea entregada con genuina buena voluntad de cualquier país u organización, siempre y cuando no hayan condiciones ni políticas involucradas", dijo Thein Sein, un teniente general.

Es posible que gran parte de la recolección de fondos se centre en la solicitud de 201 millones de dólares realizada por la ONU. Ban dijo que se había entregado un 30% y que otro 20 ha sido comprometido.

"Los insto a ser más generosos hoy (...) Tenemos una oportunidad de un nuevo comienzo hoy", señaló en la conferencia, que fue organizada de manera conjunta por la ONU y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por su sigla en inglés, a la que Myanmar pertenece.

Reconstrucción

El Gobierno dice que la combinación de sus propias medidas de ayuda y los esfuerzos internacionales han llevado la operación a la fase de reconstrucción, y está pidiendo 11,000 millones de dólares en donaciones para reparaciones, reubicaciones y rehabilitaciones.

La junta presentó un video del ciclón y sus consecuencias, con un mensaje que sugería que las cosas estaban bajo control.

Los generales dijeron que Myanmar tiene suficiente arroz para sí misma, pero una cantidad reducida para exportar. Necesita reconstruir instalaciones de sal, casas, colegios, clínicas, edificios públicos y religiosos.

El ministro de Planificación Nacional, Soe Tha, presentó un informe detallado y dijo que más de medio millón de acres de tierra agrícola contaminada con sal que debía ser regenerada a tiempo para la próxima temporada de cosechas.

Por la ASEAN, el ministro de Relaciones Exteriores de Singapur, George Yeo, enfatizó la naturaleza humanitaria de la misión y pidió mantener la política afuera en un país que se encuentra bajo sanciones de Occidente luego de las duras medidas que tomó el Ejército el año pasado contra grupos en favor de la democracia.

"Debemos evitar politizar la ayuda que entregamos" y centrarnos en ayudar al pueblo de Myanmar "y se acabó", dijo Yeo.

Sólo un cuarto de los damnificados han sido alcanzados y expertos de la ONU temen que más vayan a morir si no reciben un suministro estable de comida, tratamiento médico y equipamiento en los próximos meses. Ban dijo este domingo que esperaba que los esfuerzos de ayuda se extiendan por seis meses.

Había algunas señales de menores restricciones en las afueras de Rangún. Los caminos ya no eran vigilados por el Ejército, pero en cambio estaban rodeados de campesinos que usaban cierras de dos mangos para cortar árboles caídos.

Ahora ve
No te pierdas