Los alimentos escasean en Argentina

El país se ve inmerso en una crisis política que ya lleva 100 días y sin señales de solución; pequeños empresarios se quejan de la falta de carne, pollo y huevo para atender al mercado.
BUENOS AIRES (CNN) -

Los argentinos sufrían crecientes problemas de abastecimiento de alimentos por una protesta del sector rural que cumple 100 días, en un conflicto que el gobierno mantiene al rojo vivo mientras culpa a los productores por los faltantes.

La crisis se disparó en marzo cuando la presidenta Cristina Fernández decidió subir impuestos a las exportaciones de granos, una medida que argumentó en la necesidad de redistribuir la renta extraordinaria del sector en momentos en que las materias primas agrícolas cotizan a precios récord.

Pero las cuatro mayores entidades agropecuarias lo vieron como un avance impositivo excesivo que castiga duramente su rentabilidad y lanzaron un plan de lucha que incluyó huelgas comerciales, protestas en las carreteras y bloqueos de caminos a lo largo de los últimos 100 días.

Esas acciones interrumpen el tránsito en las carreteras en uno de los mayores proveedores de alimentos del mundo, lo que está alterando los mercados globales de granos y desesperando a comerciantes locales, que temen no poder ofrecer productos.

"Faltan muchos alimentos, entre ellos los lácteos y sus derivados, que prácticamente no hay", dijo a una radio Yolanda Durán, líder de una cámara que agrupa a cientos de pequeños supermercados en Buenos Aires.

"También falta mucha carne; no hay pollos; huevos existen a precios siderales y harinas y aceites no hay", agregó.

La presidenta, que sufre un fuerte deterioro en su imagen por la disputa, dio el miércoles un discurso frente a unas 60,000 personas en la Plaza de Mayo en el que acusó a los jefes de las entidades rurales de querer quebrar el orden democrático y les pidió que liberen las carreteras.

Horas después, las entidades decidieron extender hasta el viernes la actual huelga comercial y le pidieron a la mandataria que los trate con respeto.

"Con esto de extender los piquetes (bloqueos) dos días más se agrava todo. La mayoría de las carnicerías no recibió esta semana ni un gramo de carne", dijo el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams.

Los productores rurales aseguran que ellos sólo detienen camiones con granos, y que son los transportistas los que bloquean totalmente los caminos para protestar contra el conflicto, que los deja sin trabajo, generando el desabastecimiento.

Pero el Gobierno cree que esa no es la realidad.

"Los que están cortando las rutas, los que están generando desabastecimiento, los que siguen de paro (huelga) son los dirigentes del campo", dijo a Radio 10 el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

En un intento por sepultar las críticas de los productores rurales, la presidenta envió al Congreso esta semana un proyecto de ley con el esquema de impuestos ya en vigencia, con la intención de que con la mayoría que el partido gobernante goza en ambas cámaras se ratifique rápidamente la medida.

Ahora ve
No te pierdas