Hugo Chávez lanza advertencia a Europa

El mandatario amenazó con no vender petróleo a países que apliquen las nuevas normas migratoria Chávez fue más allá y dijo que podría aplicar cambios a las inversiones en si país.
El presidente de Venezuela defiende sus aeropuertos. (Archiv
CARACAS (CNN) -

El presidente venezolano, Hugo Chávez, amenazó con dejar de vender petróleo y revisar las inversiones en el país de las naciones europeas que apliquen una polémica legislación contra inmigrantes ilegales, que críticos dicen socava los derechos humanos.

El Parlamento Europeo aprobó en la víspera que los inmigrantes ilegales pueden ser detenidos por hasta 18 meses y enfrentar una prohibición de reingreso de hasta cinco años.

"El petróleo venezolano no iría para los países que apliquen esta directiva del bochorno. Lo adelanto, no iría petróleo venezolano", sentenció Chávez en un acto junto al presidente electo de Paraguay, Fernando Lugo, quien también rechazó el dictamen.

El gobernante venezolano exhortó a los otros países de América Latina, independientemente de su orientación política, a rechazar enérgicamente la medida y tomar acciones.

Por su parte, Lugo consideró que esa decisión "nos va a unir más al pueblo de América Latina, nos va a unir porque parte de nuestros pueblos están en esos continentes buscando nuevos horizontes". Además abogó por el derecho humano al libre tránsito.

Adicionalmente, Chávez advirtió a las naciones que apliquen la norma que hará una lista de las inversiones que poseen en el país para aplicarles una medida similar pero de retorno de inversiones.

"No vamos a meter preso a nadie, aquí respetamos. Sólo 'dame acá mi empresa' y directiva de retorno, que retornen para allá sus inversiones. Eso estamos dispuestos a hacerlo ya", afirmó. "Al menos en Venezuela a nosotros no nos hacen falta", agregó.

El militar retirado no limitó las acciones a que los afectados sean exclusivamente venezolanos.

La Comisión Europea estima que hay hasta ocho millones de inmigrantes 'sin papeles' en la Unión Europea. Más de 200,000 fueron arrestados en la primera mitad del 2007 pero fueron expulsados menos de 90,000.

El presidente boliviano, Evo Morales, quien es un fuerte aliado del líder izquierdista venezolano, rechazó previamente el dictamen y pidió a los europeos abandonar lo que calificó de una actitud racista.

La "Directiva de Retorno", que armoniza los procedimientos sobre deportación de ilegales en Europa, fue llamada la semana pasada "directiva de la vergüenza" por Morales.

"También podríamos decir que vamos a expulsar a quienes nos han saqueado, robado; a quienes no han impuesto políticas de hambre y miseria, a quienes han importado enfermedades, explotación, discriminación. No puedo entender que (...) aprueben medidas para expulsar a mis hermanos", apuntó.

En Nicaragua, el presidente Daniel Ortega también condenó las medidas europeas y las calificó como "una ley terrorista".

"Eso se llama terrorismo de Estado y lo están practicando los europeos y nosotros lo condenamos. Lógicamente tenemos que hacer un frente común todos los pueblos y gobiernos latinoamericanos y los pueblos y gobiernos africanos", señaló en un discurso la noche del jueves.

El límite de detención de 18 meses contemplado en la norma es mayor al actual período máximo en dos tercios de los 27 estados que componen la Unión Europea.

Aunque las naciones de la UE pueden mantener un límite menor si así lo desean, los grupos de derechos humanos dicen que la medida animará a las autoridades a encerrar a más inmigrantes ilegales.

La nueva norma, que regirá desde el 2010, establece que los niños también podrán ser detenidos, aunque por un lapso más breve de tiempo.

Ahora ve
No te pierdas