Ingrid narra su cautiverio

La muerte es la compañera más fiel de los secuestrados por el peligro permanente, cuenta Betanc me trataron como su peor enemigo, se ensañaron contra mí, pero nunca intenté suicidarme, dice.
Ingrid Betancourt hizo un llamado al líder guerrillero de la
BOGOTÁ (Agencias) -

La ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt dijo que la muerte es la compañera más fiel que tienen los secuestrados por el peligro permanente de morir a manos de los guerrilleros que los cuidan o en una fallida operación de rescate.

La política franco-colombiana, de 46 años, rescatada sana y salva por el Ejército junto con 3 estadounidenses y 11 efectivos de las fuerzas armadas, aseguró que las enfermedades tropicales y la picaduras de insectos y serpientes también ponen en riesgo la vida de los rehenes, a lo que se suma la tentación del suicidio.

"La muerte es la compañera más fiel de un secuestrado. Nosotros convivimos con la muerte a diario, primero porque sabemos que las personas que nos cuidan tienen la orden de matarnos en el momento en el que se les señale", declaró Betancourt en una concurrida conferencia de prensa.

La política aseguró que ver permanentemente a los guerrilleros armados con fusiles es un recordatorio de que la vida está limitada al capricho de los guardianes.

"Sabemos que pueden presentarse operativos militares que no sean exitosos y que por lo tanto ahí también perdamos la vida pero hay otro factor que es la tentación de suicidio que es permanente en todos nosotros", agregó.

En mayo del 2003, un gobernador, un ex ministro de Defensa y ocho militares fueron asesinados por las FARC en una fallida operación de rescate, mientras que igual suerte corrieron hace un año 11 ex diputados regionales, según el Gobierno.

Pero la política, madre de Melanie y Lorenzo Delloye, de 22 y 19 años, aclaró que nunca intentó suicidarse porque los mensajes que recibía de su madre y sus hijos a través de la radio eran un aliciente para vivir.

La ex candidata presidencial, quien fue secuestrada en febrero del 2002, dijo que recibió un trato humillante por parte de sus captores, quienes la veían como una enemiga.

"Me trataron como su peor enemigo, se ensañaron en contra mía", aseguró.

La política, quien desde que fue secuestrada se convirtió en la rehén de más alto perfil de las FARC, aseguró que es hora de que la guerrilla rectifique el camino y se decida a buscar la paz porque con el rescate perdieron lo poco que tenían y sufrieron un revés militar.

"Las FARC ya perdió todo, sus ases bajo la manga, que supuestamente tenían para negociar tanto con Estados Unidos como con la comunidad internacional, los perdieron, ahora lo que tienen son unas personas que la única razón de estar allá es el capricho de las FARC. Es el momento de rectificar", afirmó.

Al ser consultada sobre su futuro, Betancourt dijo que aún no sabe si volverá a la política, pero sorprendió al mostrarse a favor de una segunda reelección inmediata del presidente, Álvaro Uribe.

"Si, a mí me gusta la reelección, la tercera reelección por qué no", dijo al explicar que es necesario la continuidad de las políticas porque los cambios permanentes producen desestabilización.

Betancourt, quien aclaró que no necesariamente votará por Uribe si se postula para una segunda reelección inmediata, reconoció que las FARC ven a Chávez como un héroe y que siempre usaron uniformes, botas y productos de aseo fabricados en Brasil y Venezuela.

"Quieren a Chávez, Chávez para la guerrilla es un héroe", concluyó.

 

Visita al Papa

 

Betancourt anunció hoy que el papa Benedicto XVI la recibirá en El Vaticano: "Acabo de recibir una noticia muy conmovedora para nosotros y es que el Santo Padre, Benedicto XVI, nos está recibiendo en Roma", la próxima semana.

"¡Bendito sea Dios! Esta es una cita que no se puede perder", dijo Betancourt, quien aseguró además que ya perdonó a sus captores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Betancourt admitió que el trato de las FARC a los secuestrados es "humillante", por lo que a su juicio los rehenes "tienen dos opciones: odiarlos o perdonarlos y entregarlos a Dios".

"Yo no los odio, a pesar que me trataron como su peor enemigo", dijo la ex candidata presidencial, que fue secuestrada junto a la política Clara Rojas en febrero de 2002, cuando viajaban hacia una zona del sur del país que estaba bajo control de las FARC.

Aseguró que debido al "mal trato" que recibía de parte del grupo guerrillero, tomó la decisión de no aceptar enviar pruebas de vida a su familia porque las FARC lo que buscaban con eso "era vender otra imagen al mundo y no me iba prestar para eso".

Betancourt explicó que la última prueba de vida suya que se divulgó en octubre pasado, donde aparece demacrada, en silencio y con su mirada fija en el suelo, era para mandarle al mundo ese mensaje de humillación que recibía de sus captores.

Sostuvo además que decidió enviar esa prueba para que su familia no creyera que las FARC le daban un "trato preferente por ser mujer, nada de eso, todo fue humillación".

Ahora ve
No te pierdas